Competición
  • Champions League
  • Mundial de Clubes

La Furia Española nació contra Suecia en Amberes

Clasificación Eurocopa 2008 | España - Suecia

La Furia Española nació contra Suecia en Amberes

La Selección debutó como tal en los Juegos Olímpicos de Amberes 1920. Entre los escasos periodistas españoles que cubrieron el evento estaba Manolo Castro, quien escuchó el vozarrón de Belauste: "¡Sabino, a mi el pelotón que los arrollo!". Así nació la Furia Española.

Nuestra selección debutó como tal en los Juegos Olímpicos de Amberes en 1920. Entre los escasos periodistas españoles que cubrieron el acontecimiento se encontraba el gallego Manolo Castro, Handicap. A su regreso publicó un libro titulado 'Las gestas españolas en el Football Olímpico de Amberes' y en el mismo relató la anécdota del goal hercúleo conseguido por Belauste frente a Suecia, en la tercera actuación de nuestro equipo.

Castro actuaba en dicho encuentro como linesman (hoy denominado asistente) y escuchó el vozarrón del gigante bilbaíno a su compañero cuando iba a lanzar una falta: "¡Sabino, a mí el pelotón, que los arrollo!".

Pero no fue Handicap el creador del término Furia Española. Tampoco lo fue el periodista Juan Deportista, llamado en realidad Alberto Martín Fernández, aunque sí lo popularizase al publicar en 1924 un libro titulado La Furia Española, cuando esta ya había alcanzado fama en el fútbol europeo. En su obra, Juan Deportista narra la historia de la Selección española desde sus inicios en Amberes hasta el partido que posteriormente se disputó en Milán, contra la selección italiana, el 9 de marzo de 1924.

La difusión de este libro, de la editorial Renacimiento que dirigía Navascués, alcanzó cifras de venta sorprendentes para la época y fue la principal causa de que se hablase entre los aficionados de la Furia Española.

Según Manolo Castro, el auténtico creador fue un periodista holandés. Así lo contó: "Los holandeses, mis excelentes amigos y competentes críticos, eran de igual opinión. H. Hollander, redactor de De Telegraaf, de Amsterdam, me hablaba de la suerte del team belga y encomiaba la técnica española, y, sobre todo, la admirable y práctica furia de los españoles. ¡Oh, la furia de los españoles! Era el fantasma del football olímpico".

El periodista holandés estaba impresionado por el juego de los futbolistas españoles, pero hay que resaltar que junto al término furia elogiaba la técnica que habían demostrado. No podía ser de otra forma cuando se alineaban con 'la roja' hombres del nivel de Samitier, Pichichi, Sesúmaga, Patricio...

Técnica. Para confirmar este elogio hay que releer las memorias de Ricardo Zamora en las que afirma que el equipo español de Amberes-1920 era superior técnicamente al de Italia-1934 y en este último figuraron Luis Regueiro, Iraragorri, Gorostiza, Lecue, Cilaurren, Lafuente... jugadores de indiscutible clase internacional.

Porque la Furia Española, en contra de lo que muchos creen, no es simplemente ímpetu ciego o entusiasmo desbordante. Es una combinación de la calidad técnica de nuestros futbolistas, de su fuerza física y, sobre todo, de un desbordante deseo de victoria.

Cuando la Selección española ha mezclado estos tres ingredientes en las dosis adecuadas es cuando ha alcanzado sus mejores triunfos. No hay más que echar una mirada a su pasada historia para comprobarlo.