ACTUALIDAD

¿Cuánto cuesta que me hagan la Renta y cuánto cobra un gestor por hacer la declaración?

El precio de la Declaración de la Renta en una gestoría depende de la complejidad de la misma. Puede variar entre los 50 euros de una sencilla hasta superar los 100 euros.

0
¿Cuánto cuesta que me hagan la Renta y cuánto cobra un gestor por hacer la declaración?

A principios de este mes de abril comenzó la campaña de la renta correspondiente al ejercicio fiscal del año 2021. Los millones de contribuyentes deben ponerse al día con Hacienda mediante la declaración del pasado año, y muchos abogan por acercarse a una gestoría para realizar el trámite de forma correcta al lado de un profesional.

La complejidad de nuestra renta, el desconocimiento de las deducciones que podemos hacer o el miedo a cometer un error que suponga una sanción por parte de Hacienda son algunos de los motivos que nos pueden llevar a ponernos en manos de un profesional para que todo salga correctamente, aunque para ello debamos pagar un precio, algo que no ocurre cuando la presentamos de forma personal.

El precio de la renta puede variar, en función de la complejidad de la misma. Porque no es igual gestionar un borrador que sea sencillo, en el que solo se deban revisar que los datos estén bien o incluir alguna deducción autonómica, o uno en el que se deban tener en cuenta trámites más delicados, como por ejemplo tributaciones en el extranjero, la fiscalidad de acciones o las deducciones de los trabajadores autónomos, explica Rankia.

En el primero de los casos, de media, puede costar alrededor de 50€ en adelante, mientras que el segundo puede alcanzar los 100€. En cualquier caso, no será el mismo precio si se trata de una gestión puntual de una gestoría, o si se confía en ella regularmente para llevar las finanzas, situación en la que podría resultar más económico.

Ventajas

La primera de las ventajas es que, con el trabajo de un gestor, nos aseguramos de que consiga sacar el máximo beneficio a nuestra renta, comprobando las posibles deducciones que una persona, por desconocimiento, pueda ignorar. De ellas puede depender que nuestra renta salga a pagar o a devolver.

Además de ahorrarnos algo de dinero, nos permite asegurarnos de que no se cometen errores a la hora de presentar la declaración. Unos errores que nos pueden suponer una sanción parte de Hacienda, en caso de cometer una de las posibles infracciones (leves, graves y muy graves). Algunas de ellas tienen sanción por porcentaje, mientras que otras suponen una cantidad fija. Y, por último, ahorras tiempo pensando qué tienes que deducir y qué no.