Síguenos

SURF

De Australia a Chile: el surf de olas gigantes invade el sur del planeta

De Shipstern Bluff a Punta de Lobos, el mes de julio -invierno austral- está siendo prolífico en cuanto al surf de olas grandes en el hemisferio sur.

0
De Australia a Chile: el surf de olas gigantes invade el sur del planeta
YouTube

Las olas gigantes son como la nieve, las hay todo el año, lo único que hay que cambiar de hemisferio para disfrutarlas. Claro que los más apasionados del esquí y del surf, no dudan ni un segundo en hacerlo. Así, a pesar de que Nazaré, Mullaghmore, Mavericks o Jaws estén durmiendo, otras olas como Shipstern Bluff o Punta de Lobos han abierto los ojos y han sacado ya sus garras.

Shipstern Bluff

Esta ola mutante australiana, que rompe en la isla de Tasmania, tiene un escalón muy característico que añade dificultad a otros elementos que la hacen ya de por sí peligrosa. Este mes de julio estuvieron allí Danny Griffith, Marti Paradisis, Zeb Critchlow y el jovencísimo Noah Hassett, entre otros. El realizador Tim Bonythons fue le encargado de dejar constancia de sus sesiones de surf, que iban a ser durante dos días pero al final fue "solamente" uno. Con períodos de 15/16 segundos en un slab como Shipstern Bluff que bombeó olas tan duras como pesadas. Imágenes, eso sí, espectaculares.

Punta de Lobos

Dicen los habituales que esta ola chilena de nombre Punta de Lobos no rompía así desde hacía años. Olas gigantes y ordenadas. Izquierdas largas que ofrecieron una sesión de surf -y bodyboard- inolvidable para los presentes: Cristian Merello, Jonathan Rubio, Pato Mekis, Cristopher Tapia, Dominic Charrier, Alejandro Fuenzalida, Hector Vargas, Tony Laureano... grabados por la gente de Above Creators para MagicSeaWeed.

Teahupoo

Aunque las imágenes no son estrictamente de este mes de julio, Teahupoo también está dando de qué hablar estos días. No solamente porque también están llegando las olas grandes allí, sino porque uno de sus mejores surfistas locales (y del mundo), Matahi Drollet, ha publicado un pequeño documental sobre uno de las olas más gigantes y peligrosas del mundo. Se llama Waterman y es una preciosidad, en parte por culpa de que tras la cámara están Morgan Maassen y Ben Thouard, dos auténticas referencias del audiovisual del surf, especialmente en este enclave de la costa polinesia.