CICLISMO

Van der Poel, el ciclista total, cumple 25 años

El neerlandés, ganador de pruebas de mountain bike, ciclocross y carretera, tendrá como gran objetivo de 2020 los Juegos de Tokio y varias clásicas.

Van der Poel, el ciclista total, cumple 25 años
Mathieu Van der Poel - Twitter

Tal día como hoy, hace 25 años, nacía Mathieu Van der Poel. O lo que es lo mismo: vino al mundo el ciclista total, aquel que está llamado a ser uno de los más grandes de todos los tiempos. Como ya demostró en 2019, su dominio sobre las dos ruedas no tiene parangón con una ingente cantidad de victorias en pruebas de mountain bike, ciclocross, e incluso, sobre carretera.

En 2019, fue en ciclocross, su verdadera especialidad, donde puso el listón a un nivel sideral encadenando un total de 35 triunfos consecutivos. Toon Aerts fue el encargado de poner fin a una racha semejante en el DVV Trophy del pasado mes de diciembre, una hegemonía que comenzó el 1 de noviembre de 2018.

Van der Poel celebra su triunfo en el Ciclocross Nacional Otegem.

Por si fuera poco, Van der Poel se dejó ver unos meses antes en varias clásicas de primavera de ciclismo en carretera, gracias a las invitaciones que recibió su equipo, el Circus-Corendon. Y donde dejó su sello más particular fue en la Amstel Gold Race, la carrera que da el pistoletazo de salida a las clásicas de las Ardenas. Allí, el nieto de Raymond Poulidor dejó una gesta para el recuerdo al recuperar más de diez segundos de desventaja en el último kilómetro y esprintando con una potencia pocas veces vista para superar en línea de meta a grandes favoritos como Julian Alaphilippe. Un adelantamiento para la historia. Ya en el Mundial de fondo en carretera celebrado en Yorkshire, donde partía como favorito, tuvo bien encarrilado el triunfo, pero pagó los esfuerzos de los últimos kilómetros cuando rodaba en el grupo de cabeza (donde marchaba el ganador, Mads Pedersen) y terminó hundido pese a mostrar una buena imagen.

¿Y qué deparará 2020? Van der Poel seguirá combinando las tres disciplinas mencionadas anteriormente, pero con dos objetivos claros: los Juegos de Tokio y las clásicas de primavera. "Mis objetivos para la temporada son, especialmente, los Juegos Olímpicos de MTB, pero también algunas clásicas que haré por primera vez, algo que es muy ilusionante. También me ilusionan, sobre todo, algunas carreras en Italia que no he hecho nunca. Si todo va normal, correré la Strade Bianche y la Milán-San Remo. Además, la París-Roubaix también es una carrera en la que debutaré y eso habla por sí mismo. Quiero hacerlo lo mejor posible. Para mí, es natural combinar las tres disciplinas. Me gusta esa diversidad. Puedo cambiar de disciplina cuando quiero y eso hace que no me aburra", explicó el neerlandés en una entrevista concedida al patrocinador de su equipo. Dicen que en la variedad está el gusto, y a buen seguro que los aficionados al ciclismo seguirán disfrutando sus hazañas.