BeTech: noticias de tecnología

El analista de datos, la clave para ganar el Mundial Rusia 2018

FÚTBOL TECNOLÓGICO

El analista de datos, la clave para ganar el Mundial Rusia 2018

El analista de datos, la clave para ganar el Mundial Rusia 2018

Cada vez más las estadísticas se convierten en las armas para ganar un partido de fútbol.

Hace cosa de un mes, os hablamos de Mediacoach, un programa informático creado en 2010 por la empresa Mediapro que se ha convertido en uno de los elementos más útiles de entrenadores como Zidane del Real Madrid, Simeone del Atlético o Valverde del Barça. De hecho son estos tres equipos los que usan Mediacoach en sus encuentros, y dado que uno de ellos ha ganado LaLiga y otro se ha llevado (de nuevo) la Champions League, está claro que la app funciona.

 

Y si hablamos ya de una competición como el Mundial de la FIFA, podemos ver cómo las selecciones demandan estadísticas en tiempo real para analizar el juego al final de cada encuentro e identificar y resolver posibles complicaciones en los partidos.

La figura clave del analista de datos

La presencia de cámaras en el terreno de juego permite realizar un seguimiento al detalle de los movimientos de los futbolistas y la trayectoria del balón durante el partido. Esta información es procesada por un software que ofrece estadísticas actualizadas en tiempo real e imágenes en directo a los analistas. Ellos son los encargados de examinar cómo están rindiendo los jugadores, qué posiciones están resultando claves en el devenir del juego y analizan las situaciones vividas en el partido para sacar conclusiones y transmitirlas a los técnicos.

Por ejemplo, aunque no es posible vaticinar qué va a hacer un jugador como Messi, sí se puede contar con información sobre su juego y hacia qué lado suele regatear. Los pases, las pérdidas de balón, los goles, el número de faltas y tarjetas, o la posesión son algunos de los datos que proporcionan estos sistemas que se centran en el eventing, es decir, en el seguimiento global del juego. En total, según los expertos, se pueden llegar a generar más de 8 millones de datos en un solo partido.

Además, la visión del juego, más amplia desde las gradas del estadio, lleva a muchos profesionales del big data a situarse en la tribuna para tener también una referencia subjetiva de lo que está pasando. En este caso, suelen usar dispositivos móviles, como tablets y smartphones, para comunicar los datos al banquillo, como nos cuentan los expertos de The Valley.

El arma de las selecciones en Rusia 2018

Cada vez más selecciones de fútbol son conscientes del avance del sports analytics y la introducción de sistemas big data en el deporte, por lo que muchas de ellas llegan al Mundial de Rusia equipadas con la última tecnología. Entre sus filas, hay profesionales que se encargan de analizar grandes cantidades de información para resolver posibles problemas en el juego y facilitar la toma de decisiones al cuerpo técnico.

De hecho, la vigente campeona, Alemania, ya puso en práctica un sistema de big data en el pasado mundial. Oliver Bierhoff, director deportivo del combinado germano, ha destacado la importancia de los datos en el juego de su selección: “Hemos creado un plan de juego que pone el poder de la gestión de datos e información en tiempo real al alcance de nuestras manos, permitiéndonos disfrutar de una sólida ventaja competitiva".

Gracias al big data, el entrenador cuenta con información clave para tomar decisiones que cambien el rumbo del encuentro durante el descanso o realizar cambios en la alineación y la táctica para corregir posibles complicaciones aprovechadas por el rival durante los 90 minutos. Además, toda la información recopilada queda registrada en una base de datos que permite realizar un análisis más profundo de cara a los siguientes partidos.

La tecnología del Mundial 2018

En el Mundial de Rusia se implantarán avanzados sistemas que sofistican aún más la aplicación de esta tecnología en el mundo del fútbol. Al analizar los datos siguiendo algoritmos matemáticos, el analista obtiene conclusiones objetivas. Es decir, llega a resultados estadísticos que, al cruzarlos con los datos de las selecciones rivales, permiten prever por dónde se puede crear más peligro en ataque, qué jugadores tienen más probabilidades de ganar duelos aéreos y qué zonas del terreno de juego son más favorables en la presión para robar la posesión al equipo rival.

Cámaras conectadas a un sistema de rastreo para analizar los movimientos de los jugadores y la pelota

Cámaras conectadas a un sistema de rastreo para analizar los movimientos de los jugadores y la pelota

Lo ideal es que el especialista parta de las directrices marcadas por los técnicos en cuanto a la identificación de posibles problemas en el juego. Esto implica que el tratamiento de la información tome como referencia un análisis subjetivo. Así, si el equipo técnico identifica que la selección recibe muchos goles de córner, el profesional de big data centra su análisis en esas jugadas y no en el desarrollo total del juego, lo que retrasaría considerablemente su trabajo.

Una vez encontrado el dato clave, el analista comunica sus conclusiones al cuerpo técnico, quien toma las decisiones más oportunas según las circunstancias del equipo y el rival. Todo ello, con la garantía de contar con información contrastada y objetiva. ¿Qué os parece la manera en que la tecnología actual se ha implementado en el Fútbol profesional? ¿Os parece bien, o consideráis que deberíamos volver a una época menos tecnificada y más simple en cuanto a los partidos y su forma de arbitrarlos y analizarlos?

Consulta el Calendario del Mundial de fútbol de Rusia 2018

0 Comentarios

Mostrar