RETABET BILBAO BASKET

Serron, la pieza que hace encajar todo en el Bilbao Basket

"Lo más difícil es no poder ayudar a tus compañeros", señala tras dejar atrás una larga lesión. Aporta defensa y experiencia. El club descarta más fichajes, pese al ofrecimiento de Bertans.

Serron, la pieza que hace encajar todo en el Bilbao Basket
ACB PHOTO

Quentin Serron tiene 31 años, pero por su forma de hablar, pausada y muy responsable, y su cabellera plateada, se diría que tiene bastantes más. No es un jugador de esos de alzar la voz, de acaparar el balón, ni de jugadas espectaculares. Es justo lo contrario. Un guerrero callado. Un enviado-recomendado de Hervelle a Bilbao para extienda el legado de los leones belgas. Se trata de uno de esos jugadores que hacen encajar todas las piezas en el puzzle de un equipo. Por experiencia, talento defensivo y conocimiento del juego, es un complemento perfecto para gente como Jenkins, Brown, Zyskowski y Reyes, jugadores de perímetro que no tienen ni sus piernas para presionar las líneas de pase ni su cabeza para elegir lo más adecuado cuando la soga del resultado aprieta. 

El escolta belga va a poner todo su esfuerzo por sacar al equipo de la zona de descenso. Y ya se sabe cuáles son sus virtudes: "Uno de mis puntos fuertes es la defensa, es verdad, pero yo no defiendo a los cinco jugadores rivales, es una labor colectiva. tengo experiencia y es lo que he tratado de aportar estas semanas. Si el equipo necesita alguna otra aportación mía, ahí estaré", pone en bandeja. Juzga el Betis como un equipo diferente al de la primera vuelta, , ya que ha tenido incorporaciones, empezando por el técnico Joan Plaza "y son más agresivos".,

Una rotura parcial del tendón rotuliano de la rodilla izquierda le cortó las alas a principios de diciembre. El resumen es que ha jugado 11 partidos den 24 jornadas. Precisamente se despidió el 22 de noviembre en aquella semana caótica ante el Betis, con el contagio de un miembro del cuerpo técnico y el aplazamiento del partido un día, y regresó el pasado sábado ante el Gizpuzkoa, así que parece que su presencia es revitalizante. Durante estos tres meses de baja ha visto de todo en Bilbao: fichajes, lesiones de otras piezas importantes, el adiós a Europa... y derrotas, muchas derrotas. "Lo más difícil es no poder ayudar a tus compañeros, a nadie le gusta estar lesionado, ver como ellos pelean y trabajan por los partidos, deseas estar junto a ellos cuanto antes. Es duro estar con ellos y saber que no les puedes echar una mano, pero ya estoy de vuelta", refleja. Haber ganado al Guipuzkoa les ha ayudado mentalmente, "da una energía importante que tenemos que aprovechar", proclama de cara a la importante visita del Betis a Miribilla el próximo domingo, "pero lo de Illunbe es sólo una victoria, no nos vamos a relajar ahora por eso".

El club descarta más fichajes. Aunque ha tenido el ofrecimiento de Bertans, que ha salido del Khimki por los impagos, no hay dinero en caja ni ahora mismo un encaje sencillo cuando el equipo ha tenido tres semanas para estar redondo y empezar a funcionar sin caras nuevas ni gente desfilando a la enfermería. Bueno, se encuentra tocado Rousselle, pero no está descartado al cien por cien de cara a estas dos finales por la permanencia ante Betis y Estudiantes. Ya hay trece baloncestistas en nómina, mucha gente. "Entiendo bien cómo se puede sentir, yo he estado meses fuera del campo. Es nuestro líder y le necesitamos", dedica Serron al base francés.