EUROLIGA | 5ª JORNADA

Apagón general del Madrid

El Efes zarandeó en el último cuarto a un equipo blanco que solo anotó 7 canastas de dos, la segunda peor marca de la Euroliga. Simon y Dunston fueron decisivos.

Con la mayoría de los mundialistas a la baja y con Tavares desconocido, en su peor momento de largo desde que regresara a Europa, el Madrid vivió una dura derrota en Estambul ante el subcampeón de Europa. Zarandeado en el último tramo del partido, donde llegó a caer por 19 (74-55) en medio de un apagón generalizado. Apenas 7 canastas de dos (su peor marca en la Euroliga y la segunda peor de siempre en el torneo, según datos de Overbasket) y 60 puntos en total, los mismos que sufrió para anotar en enero pasado en la cancha del Buducnost en otra pésima actuación (73-60).

Y no fueron ni Micic ni Larkin los verdugos, la pareja mágica de bases de Ataman, sino Dunston, que arrasó en las zonas (27 de valoración); Singleton, que cambió el paso en defensa; y un enrachado Kruno Simon (17 puntos, 9 rebotes y 4 asistencias) al que no pudo sujetar Llull en el momento decisivo. Ni tampoco Rudy ni Carroll. El croata, exjugador del Unicaja, dinamitó el duelo cuando el rival aún andaba a tiro de uno: 46-45 al final del tercer cuarto. En los siguientes siete minutos metió 13 tantos y cargó con cuatro faltas a Llull. Bajó el telón y esperó a recibir los aplausos de los más de 15.000 aficionados que saborearon un triunfo especial, de los que marcan tendencia, como explicaba Causeur en la previa. El primero ante los de Laso tras siete derrotas consecutivas.

Que el Madrid enfilara hacia los vestuarios dos arriba (29-31) era para frotarse los ojos. Casi un milagro tras completar una de las peores primeras partes que se le recuerdan en ataque, incluyan ahí un parcial de 22-4 en contra, 13 pérdidas y solo tres canastas de dos, la primera en el 14:28 y tras marrar los diez intentos previos. Se agarraba a la boya defensiva, la que le permitía frenar a Micic y Larkin (apilaban 3 de 9 de dos y 1 de 8 de tres al descanso).

Inexplicable pero cierto porque Deck aprovechó los últimos cuatro segundos para correr de campo a campo y entrar hasta la cocina. En medio del apagón, el alero argentino era el único con linterna y el Madrid, un despropósito ofensivo. La magnitud del dislate es aún mayor si se recuerda que todo empezó con un 0-9 después de tres triples, uno de Rudy y dos de Randolph. El Efes volteó el mal arranque con la rápida entrada en acción de Singleton por un desdibujado Alec Peters.

Balance negativo

Segunda salida en la Euroliga más exigente de la historia y segundo traspié, y la próxima semana llega la primera doble jornada, que el Real abrirá el miércoles con visita a Múnich. Con Campazzo en momento valle y sin el socorrista Carroll listo para el rescate, quedaron los arreones de Llull y Deck, y buenos detalles de Mickey. Taponó cuatro veces, aunque le apuntaron dos, y metió algún tiro de lejos. Con él en pista, encuentro igualado, con Tavares, -18 en 14:44.

Randolph tampoco acudió en auxilio. Pasó de hacerlo todo, en tres minutos lanzado frente a Peters, a la nada. El equipo se desangró otra vez en el rebote, en especial en la segunda parte (28 a 16 entonces para el Efes), una nueva hemorragia cuando se había taponado la de las perdidas (13 de las 16 en los dos primeros cuartos). La incorporación de Mejri y la vuelta de Thompkins pueden ser un revulsivo para el juego interior. A ver.