Grecia
54
FIN
70
España

EUROBASKET SUB-18 (M) | GRECIA-ESPAÑA

Garuba y Aldama arrasan a Grecia y España jugará por el oro

Entre el pívot y el alero hicieron 37 puntos y 30 rebotes a los anfitriones, superados en la segunda mitad. Este domingo a las 20:15 la final ante Turquía.

Garuba y Aldama arrasan a Grecia y España jugará por el oro

La Selección española Sub-18 no hizo prisioneros en su partido de semifinales ante Grecia. A pesar de un inicio fulgurante de los locales, espoleados por un público enfervorecido, los españoles no perdieron nunca la cara al partido en los peores momentos y cuando llegaron los buenos se marcharon en el marcador para siempre. Eso sucedió en una segunda mitad perfecta (18-36) en la que jugaron a placer comandados por los dos mejores jugadores del equipo y puede que también del campeonato: Usman Garuba y Santi Aldama.

Los griegos comenzaron el partido más metidos, más acertados... En resumen, mejor. Con un acierto tremendo en el triple, acabaron en 6/20, y una intensidad en defensa que en los primeros instantes se vio beneficiada por la indulgencia arbitral. A España le costó adaptarse al partido planteado, pero con el primer tiempo muerto de Javi Zamora la cosa cambió. Mucho más centrados y relajados, comenzaron a meter el balón dentro para que Usman Garuba se dedicase a hacer lo que ha hecho en su corta carrera como jugador. Avasallar a cualquier rival que se le ponga delante.

El canterano del Real Madrid, único jugador nacido en 2002 de los 12 españoles, firmó 18 puntos, 19 rebotes, 3 asistencias, 3 robos y 3 tapones. Y la sensación de que a esta edad (y a todas las que ha jugado hasta ahora) es imparable. Pero sólo con él España no habría llegado hasta aquí. Con un juego colectivo muy estudiado en el que cualquiera puede ser protagonista (esta vez les tocó a Javi García y Pau Carreño), otra figura sobresale por encima del resto.

Se trata de Santi Aldama. El alero, que vive y juega en Gran Canaria (aunque la próxima temporada se muda a Estados Unidos), está cuajando un campeonato igual o mejor que Garuba. Y este partido fue otro ejemplo perfecto. Después de comenzar con muy poco protagonismo gracias a una defensa asfixiante de los griegos, que o bien no le dejaban recibir o, cuando lo hacía, le cubrían dos jugadores a la vez, la calidad infinita que tiene acabó por desbordarse. No hubo manera de pararle, le daba igual si tenía que anotar con mates o con triples lejanísimos. Él domina absolutamente todos los registros del juego. 19 puntos y 11 rebotes para él.

España jugará contra Turquía la final. A las 20:15 de este domingo buscando su cuarto oro de la categoría. El último fue en 2011, con Willy y Abrines como estrellas. Garuba y Aldama buscan el relevo.