Las faltas de Cole Vanderbilt escandalizan a América

baloncesto | polémica

Las faltas de Cole Vanderbilt escandalizan a América

Un vídeo con las brutales faltas de un jugador de instituto recorre EE UU. Su entrenador sin embargo le define como "un osito de peluche" y hasta su abuelta ha tenido que defenderle.

En esta nueva era de Internet, redes sociales y transmisión viral de información, cualquiera puede verse de repente en el ojo del huracán. Eso es lo que ha ocurrido en Estados Unidos con los jugadores de Connell High, en especial con el pívot Cole Vanderbilt, que se ha convertido en el enemigo número uno después de que se colgara en Youtube un vídeo con un resumen de las faltas flagrantes de los jugadores de Connell High, con Vanderbilt como 'estrella absoluta', en un partido de finales de diciembre ante Highland.

A partir de las incuestionables imágenes ha surgido una notoria polémica en el estado de Washington. El vídeo fue grabado Michael Christenson con la intención de hacer ruido para que los padres se unieran a su campaña en busca de una mejora del nivel arbitral en el baloncesto de base estadounidense.

Pero la atención no se ha centrado en el poco castigo recibido por las jugadas que aparecen en el vídeo sino en las propias acciones, algunas más allá de la violencia, de Cole Vanderbilt y su compañero Kennan VanHollebeke. Vanderbilt ha recibido ya el título honorífico de "jugador más sucio de América" y su entrenador Oscar Garza ha tenido que salir en su defensa: "Cole es un jugador duro pero todos los que le conocen saben que es como un osito de peluche. A mi hijo de siete años le encanta y no es justo que en un vídeo se le pinte como el tío más sucio del mundo. Sus entrenadores y compañeros estamos con él al cien por cien".

También la abuela, Karen Vanderbilt, ha salido en defensa de su nieto: "es un chico muy agradable y un gran estudiante". El propio Cole no ha hablado, pero el debate en la opinión pública ya ha ido incluso más allá e incluso se discute la conveniencia o no de usar Internet, los medios y redes sociales para este tipo de campañas. El propio Christenson, el autor del vídeo, se ha visto superado por el 'ruido' que ha provocado: "quizá tenía que haber hablado primero con la Asociación de Actividades Interescolares de Washington, pero no me esperaba tanto follón. No prentenía atacar a Vanderbilt en concreto. En mi vídeo ni se menciona su nombre. Yo quería señalar el mal trabajo de los árbitros cuya negligencia puede llevar a que se lesionen los chicos".