Estas leyendo

Texas Western: la revolución de 1966

Baloncesto | Un español ingresa en el salón de la fama

Texas Western: la revolución de 1966

Ahora apenas puede andar, agarrado a un bastón en todo momento, pero Willie Cager se movía tan rápido cuando era jugador que revolucionó el mundo. En 1966, junto a sus compañeros de la Universidad de Texas Western, conquistó el título de campeón de la NCAA, pero no sólo eso. Él y los que forman en la foto (Willie lleva el número 10) hicieron historia más allá del deporte al convertirse en el primer equipo en ganar el torneo universitario con un cinco inicial formado por jugadores negros. Y, para mayor impacto en una sociedad en la que aún existía discriminación incluso en los cuartos de baño, Texas Western ganó el trofeo a Kentucky, cuyo quinteto estaba íntegramente formado por blancos.

Más de cuarenta años después, Cager cree que "nada ha cambiado". "No hablo sólo del deporte. El mundo sigue igual. El egoísmo no pasa de moda. Los más desfavorecidos tienen que seguir luchando a brazo partido porque los de arriba siguen mirando para arriba. Deportivamente, lo del 66 fue una revolución. La gente se reía cuando vieron que un quinteto de afroamericanos iba a disputar el título a un equipo de blancos. Luego ya no rieron", cuenta.

La gesta del 66 fue llevada al cine bajo el título de 'Glory Road'. Ese camino hacia la gloria continúa para Cager aquí, en Springfield, donde aún imagina duelos sobre una cancha: "Me encantaría haberme enfrentado a Jordan, haberlo defendido. De los de ahora me gusta LeBron James, pero tiene que aprender mucho. Está hecho físicamente, pero el baloncesto va en la cabeza. Me ofrezco a entrenarle". Y con una enorme carcajada, Cager recoge su bastón apoyado sobre la mesa y va a buscar a sus viejos compañeros. Con los que compartió revolución.

Etiquetado en:

También te puede interesar