TELEVISIÓN

Rafa Castaño: “Lo que me pide el cuerpo es el anonimato, vivir mi vida, que nadie sepa nada de mí”

El concursante más exitoso de la historia de ‘Pasapalabra’ ha recibido a este diario para mostrar su felicidad después de ganar 2.272.000 euros.

Actualizado a
Rafa Castaño: “Lo que me pide el cuerpo es el anonimato, vivir mi vida, que nadie sepa nada de mí”

Con la resaca emocional después de conseguir uno de los mayores logros de la historia de la televisión, Rafa Castaño (Sevilla, 1990) ha atendido al Diario AS para contar sus sensaciones tras ganar 2.272.000 euros. El concursante, cuya estancia en Pasapalabra se ha prolongado 197 programas (unos nueve meses y medio), ha mostrado su felicidad y ha aclarado cómo vivió el ansiado momento de conseguir el bote.

¿Cómo viviste el día de ayer? ¿Viste el programa?

Lo vi con mis padres y luego con el móvil echando humo. La última vez que lo he mirado tenía como 115 chats por leer. Me daré unos días de tranquilidad para contestarlos todos. Lo viví con muchos nervios casualmente. Yo pensaba que, por saber lo que pasaba, iba a estar sereno. Pero cuando más nervioso me he puesto, y cuento también el tiempo concursando, ha sido viéndolo. Entonces, me ha sorprendido mi reacción porque el corazón me latía muy rápido viendo el ‘Rosco’ que yo sabía que iba a ser una cosa histórica.

En varias entrevistas has comentado que siempre en el rosco hay cuatro palabras más difíciles entre enciclopédicas y alguna más compleja de diccionario. Pero ayer se te notaba muy sereno. ¿Tuviste la sensación en algún momento de que te ibas a llevar el bote antes de llegar a las últimas palabras?

No, para nada. Siempre hay cuatro palabras difíciles: dos de diccionario y dos de enciclopedia. En la ‘E’ me preguntaron un rey visigodo y en la ‘M’ un matemático, con lo que las de enciclopedia estaban resueltas. La ‘S’ era la primera difícil de diccionario, pero quedaba la segunda. Entonces estaba atento y sin perder la concentración esperándola. Cuando respondo la ‘Y’ y he contestado todas y no ha llegado, pues me doy cuenta de que es la ‘Z’. Y cuando la escucho sí que pienso que me la había estudiado, pero aún así, y aunque tardé poco en decirla, la dije al 90%. Hasta que Roberto no dice que sí no estoy 100% seguro de que me llevo el bote. Estaba esperando esa cuarta letra, porque no sería la primera vez que acierto tres ‘cerrojos’ (como se refieren a las palabras más difíciles) y el cuarto no lo digo. Hasta entonces no recobré la poca calma que creo que se vio que recobré.

Lo viví con muchos nervios casualmente. Yo pensaba que, por saber lo que pasaba, iba a estar sereno. Pero cuando más nervioso me he puesto, y cuento también el tiempo concursando, ha sido viéndolo

Rafa Castaño, ganador del bote de 'Pasapalabra'

Una de las cosas que llamó la atención al verte resolver el rosco del tirón fue tu serenidad al responder y el hecho de que en ningún momento parece que te hayas planteado pasar palabra. ¿Cómo conseguiste esa tranquilidad? ¿Te planteaste en algún momento decir ‘Pasapalabra’?

Creo que es una mezcla de factores. Por un lado, es verdad que dudé con alguna palabra, paradójicamente con alguna fácil porque ‘claustro’ me tuvo ahí cuatro o cinco segundos pensando cuál podía ser, porque pensaba que era el patio no el corredor que rodea el patio, pero al final la dije. En cuanto a los factores, una es el estudio. Las últimas semanas desde que se había superado el bote histórico en algunos momentos nos parecía que las enciclopédicas eran un poquito menos difíciles, -sin dejar de serlo- que normalmente. Entonces repasé muchísimo y las tenía muy recientes. Tuve la suerte de que esas dos que me preguntaron las tenía. Y, por otro lado, precisamente porque lo estaban abriendo un poco estaba obsesionado con sacar más segundos y empezar antes y aprovechar el turno. Viendo que tenía muchos segundos y que las tenía claras, voy contestando con la serenidad de tampoco tener prisa. Porque muchas veces cuando te obsesionas con contestar muchas a lo mejor acabas fallándola.

Orestes: un rival y un amigo

El paso de Castaño por Pasapalabra no se puede explicar sin la presencia de Orestes. Aunque ambos ya habían compartido estancia en el concurso, su rivalidad se ha convertido en la mayor en la historia del programa. 197 duelos muy igualados en los que ha habido de todo. De la competencia con Orestes, Rafa ha reconocido en varias ocasiones que le ha ayudado a ser mejor concursante y a encontrar más motivación para seguir estudiando.

Ampliar
ANTENA 3

Una de las cosas que comentaste ayer nada más ganar el bote fue que lo considerabas injusto por todos los méritos que ha hecho también Orestes. ¿Sigues pensando lo mismo? y ¿cómo le viste una vez que se apagaron las cámaras?

Por un lado, me sigue pareciendo injusto. Creo que ambos merecíamos el bote y que pasara lo que pasara esto iba a tener un final injusto porque ambos hemos demostrado que teníamos méritos suficientes como para llevárnoslo. Lo que hablé con él, tanto en ese momento como después, es que una parte de mí lo sentía, que pensaba que también se lo merecía y que esperaba de corazón que en el futuro lo vuelvan a llamar y que se lleve un bote tan alto como ese. Y respecto al apoyo de la gente, yo entiendo que Orestes se hace querer. Si yo fuera un espectador externo creo que Orestes cae mejor que yo. Es obvio, es un buenazo y luego además ha estado mucho más tiempo que yo. Yo he estado casi 200 programas, pero es que él ha estado el doble. Yo entiendo eso y lo miro con perspectiva, porque al final tú tienes que saber quién eres tú y lo que haces. Al final la gente ni le conoce a él ni me conocen a mí, tanto los que hablan bien como los que hablan mal lo ven a través de una pantalla con prejuicios y con su forma de ver. Entonces yo me quedo con que sé que Orestes también se lo merece y con que espero que vuelva.

Orestes se hace querer. Si yo fuera un espectador externo creo que Orestes cae mejor que yo. Es obvio, es un buenazo y luego además ha estado mucho más tiempo que yo.

Rafa Castaño, ganador del bote de 'Pasapalabra'

En el especial que emitieron a las 20:00 horas contabas que el 90% de las cosas que sabías tú las sabía Orestes y viceversa. ¿Orestes hubiera ganado el bote con tu rosco de ayer?

Sí. De hecho, él me contó que la única en la que quizás habría dudado un poco pero que quizás la habría dicho también era ‘sistro’, porque había un par de instrumentos musicales. Pero es muy común, casi siempre nos pasaba que o yo a él o él a mi nos decíamos que teníamos las letras del otro. A veces nos pasó que yo me sabía sus 25 y él las mías. En este caso fue la primera vez que nos supimos las 25 del propio. Pero sí, él quería saber cuáles eran las de su ‘Rosco’, pero creo que era mejor que no lo supiera, porque imagínate que te las dicen, te las sabías y te torturas pensando en que tendría que haber sacado más segundos.

Hacienda y el dinero del premio

De los 2.272.000 euros que consiguió en el programa, Hacienda se lleva una parte importante en forma de impuestos. Esta recaudación, que una parte de los espectadores consideran injusta y contra la que otros concursantes de otros programas se han rebelado, para Rafa son, simplemente, “las reglas”.

Ampliar
ANTENA 3

Con un premio que ganaste antes entraste de socio en una librería y te compraste una televisión. ¿Qué tienes previsto hacer ahora con ese dinero y qué piensas también de la parte que se lleva Hacienda?

Lo que tengo claro es lo que no quiero hacer. No quiero volverme loco empezando a llevar un nivel de vida que no es el mío y no dejarlo en el banco. Es decir, quiero invertirlo. Soy relativamente joven, es mucho dinero de golpe. Creo que me puedo permitir hacer inversiones conservadoras y esperar. Y creo que eso es una garantía para que me salgan bien. Respecto a lo de los impuestos, a ver, son las reglas. Es la ley y hay que respetarla. Y yo he sido un gran beneficiado de los impuestos. La educación y la sanidad pública han hecho de mí quien soy y creo que es de justicia contribuir ahora. Y a la gente que piense que estoy sufriendo que no sufra, porque tengo un 1.200.000 euros en el banco. Creo que no lo voy a pasar mal.

¿Cómo ha cambiado tu vida este programa y cómo crees que va a ser a partir de ahora porque cierras un ciclo?

La ha cambiado en el sentido de que he estado estudiando y renunciando a muchas cosas para intentar conseguir el bote. Entonces, mis ratos libres eran de estudios. Y, de hecho, el día después de llevármelo, mi primer impulso fue estudiar y pensé ‘no, no, ya no tengo que hacer esto’. Ahora estoy un poquito aterrizando en encontrar una nueva rutina y, para el futuro, sobre todo me lo voy a tomar con calma los primeros meses y luego ya veré lo que hago. Creo que tengo la oportunidad de vivir con tranquilidad. No me voy a volver loco, no tengo gustos caros. Lo único que quiero es vivir tranquilo.

Dices que te vas a tomar un tiempo de tranquilidad, pero no sé si más adelante te planteas otro concurso porque tú eres una persona muy constante. Y así, medio en broma medio en serio, ¿otro programa tipo Tu cara me suena? Porque te hemos visto cantar con Roberto.

No, Tu cara me suena no, ni programas de ese estilo. Es verdad que he ido a muchos concursos, sobre todo de cultura general, y es un poco mi perfil como concursante. También es cierto que en el momento en el que ganas tanto dinero y tienes tanta exposición, quizás es buen momento para dar un paso atrás y decir: ‘Bueno, creo que mi etapa ha concluido’. Ahora mismo lo que me pide el cuerpo es el anonimato, vivir mi vida, que nadie sepa nada de mí. Entiendo que al salir en la tele mucha gente te conoce, pero que eso poco a poco irá pasando y es lo que deseo. Vivir tranquilo y disfrutar de ese bote.

Su pasión por el Betis y otras curiosidades

Reconocido bético durante el programa, Rafa y Roberto Leal han manifestado en varias ocasiones sus preferencias futboleras y han bromeado de forma sana sobre su rivalidad. La jornada, por tanto, no pudo ser perfecta ayer para Castaño, pues a pesar de que fue un día feliz por su éxito en Pasapalabra, su equipo quedó eliminado de la Europa League tras caer ante el Manchester United.

Ampliar
Pasapalabra

Durante el programa dijiste que una de las cosas que ibas a hacer con el dinero era comprarle una equipación del Betis a tu sobrino. ¿Has cumplido ya?, ¿qué te está pareciendo la temporada de tu equipo? y ¿cómo has vivido la rivalidad Betis – Sevilla con Roberto Leal durante los programas?

Todavía no he cumplido, ya se lo regalaré. Su cumple es en mayo, así que supongo que será ahí cuando caiga. Respecto al Betis, está siendo una temporada maravillosa en la que estamos aspirando a Champions. Es verdad que en la Europa League con la ida y el partido que hizo el Manchester United era muy poco probable que lográramos remontar. Y con Roberto tenía un poco la coña de que era el primer año que el sevillista no quería hablar de fútbol, porque siempre en los últimos 15 años era al revés. Eso nos ha dado también grandes momentos.

Con Roberto tenía un poco la coña de que era el primer año que el sevillista no quería hablar de fútbol, porque siempre en los últimos 15 años era al revés.

Rafa Castaño, ganador del bote de 'Pasapalabra'

¿Cómo viven tus padres tu éxito y tu fama?

Es gracioso porque mi padre dice que le saluda gente que no le había saludado en la vida por la calle. Cuando va al mercado… me contó una cosa graciosa. Dice que en el puesto de pescado donde siempre lo ha comprado estaba él y había una señora. Y le dijo: ‘Pues él es el padre de Rafa. Y que sepa usted que le ha salido el hijo así porque comen pescado de mi puesto’. Ya cada uno intenta sacarle el beneficio. Pero bueno, los han tenido un poco fritos esta semana cuando Antena 3 cebaba que se iba a llevar alguien el bote, pero ellos han estado firmes y yo estoy muy orgulloso de ello.

Ahora que vivimos en esta época en la que la Inteligencia Artificial está explotando con el Chat GPT y todo el mundo cree que las cosas se van a poder solucionar así. ¿Crees que programas como estos reivindican que el saber y el conocimiento siguen siendo importantes?

Creo que este programa quizá lo que reivindica es el poder de la memoria. Porque al final, tanto Orestes como yo tenemos muchos conocimientos atomizados y creo que el verdadero conocimiento y la verdadera cultura es la capacidad de unirlos y tener un discurso propio. En ese sentido creo que hay otros programas como Saber y Ganar en el que quizá se demuestra más la cultura de base que uno puede tener. Esto de Pasapalabra es más un espectáculo en el que tú demuestras la capacidad mental que tienes, la memoria. Creo que la cultura va por otro lado. Pese a que Orestes es un tío cultísimo y yo tengo una buena cultura general, lo que hemos demostrado en el rosco no ha sido tanto eso como nuestro temple y nuestra memoria.