MÚSICA

Omar Montes se defiende tras la polémica de la mascarilla y la cancelación de su 'bolo'

El exitoso cantante ha cargado contra la organización del evento de Fuengirola, que le acusa de conducta "incívica" y de ir a la prueba de sonido borracho.

Actualizado a
Omar Montes se defiende tras la polémica de la mascarilla y la cancelación de su 'bolo'

Omar Montes solo sale de un lío para meterse en otro. En los últimos meses, el artista de Pan Bendito y exganador de 'Supervivientes' ha copado las portadas de los medios en más de una ocasión, y no siempre por razones positivas. Su participación, hace un mes, en una macrofiesta ilegal, con el estado de alarma aún vigente, le granjeó numerosas críticas, acrecentadas por el hecho de que en el material gráfico que corrió por las redes sociales no se le veía ni guardando la distancia de seguridad ni llevando mascarilla.

Y ahora el cantante se ha metido de lleno en otra polémica que también guarda estrecha relación con el elemento de protección fundamental contra el coronavirus a pie de calle: la mascarilla. Montes tenía previsto haber participado el pasado domingo en el festival Marenostrum de Fuengirola, Málaga, pero su concierto fue cancelado a última hora y para desconcierto general.

La organización del evento se apresuró a explicar este giro asegurando, entre otras cosas, que el intérprete y su equipo habían hecho gala de un comportamiento "incívico" en las actividades previas al bolo, que incluía la entrega de un donativo al Banco de alimentos, además de presentarse supuestamente borrachos a la prueba de sonido.

Ampliar
Cuatro

Montes contestó ayer a las acusaciones con gran enfado, desmintiendo rotundamente esa versión de los hechos. Según argumentó ó en una conexión con el programa 'Todo es mentira', la razón de que no llevara mascarilla durante el acto solidario se debió exclusivamente a que este iba a realizarse "a puerta cerrada". "Solo quería tener un detalle con Málaga", manifestó, "¿cómo voy a decir que voy a un sitio a donar dinero y hacer una buena acción... y luego digo que no me quiero poner mascarilla? ¿Soy gilipollas?"

Montes continuó su defensa especificando que, cuando se encontraba en el lugar, se le acercó una madre para pedirle que se hiciera una foto con su hija adolescente. Dado que no estaba protegido por la mascarilla, el cantante dijo que en un principio se negó a ello, aunque finalmente acabó accediendo. "A los 5 minutos había 10 niñas que se avisaban las unas a las otras para verme, no había policía, no había nada", refirió. Además, según añadió, la organización se quedó con el dinero pese a cancelarle el concierto. "Yo venía a dar un dinero, no a hacerme fotos con nadie ni a hacer ningún evento", concluyó muy molesto.

Por otro lado, el intérprete ha señalado que padece la enfermedad de la polinosis, y que por tanto, se encuentra dentro de los grupos de riesgo. "Cualquier persona me puede pegar algo", declaró, antes de desvelar los supuestos motivos reales por los que la organización decidió cancelar el bolo: "La realidad es que no han vendido suficientes entradas, no podían hacer frente a los gastos y no han hecho una buen promoción... Me están acusando a mí, ¡sois unos sinvergüenzas!"

Montes también se ha quejado de haber dejado a su abuela, que está enferma, en Madrid, solo para poder trasladarse a Málaga y encontrarse con semejante percal. Y además, ha negado con vehemencia la acusación de que su gente y él estuvieran intoxicados en la prueba de sonido: "Ninguno de mi equipo ni yo bebemos ni nos drogamos. Todos mis fans me conocen. Ya podéis buscar otra excusa", espetó. Y su enfado podría complicar las cosas: los abogados del cantante han emitido en paralelo un comunicado en el que anuncian que van a emprender acciones legales contra la organización.