GOT

Sophie Turner, presionada para perder peso en 'Juego de Tronos'

Sophie Turner, presionada para perder peso en 'Juego de Tronos'

HBO

La actriz que interpreta a Sansa Stark habla sin tapujos de las presiones que vivió siendo una adolescente.

La llegada de la última temporada de 'Juego de Tronos' ha supuesto también el momento de redención para Sophie Turner. La actriz británica de 23 años ha concedido una serie de entrevistas en las que ha hablado de los problemas que ha vivido durante los años que ha interpretado a Sansa Stark. Tras relatar sus problemas mentales durante este tiempo, ha dejado ver las presiones que vivió para perder peso.

La intérprete llegó a la serie de HBO siendo apenas una niña que fue creciendo a lo largo de los años, algo que puede apreciarse en la serie estadounidense. Una etapa tan importante para cualquier persona, Turner tuvo que vivirla bajo el foco mediático de los seguidores, lo que no resultó una buena experiencia a nivel mental, tal y como ha relatado la actriz durante una entrevista a la revista Marie Claire en su versión australiana.

Ver esta publicación en Instagram

Awkward....

Una publicación compartida de Sophie Turner (@sophiet) el

"De repente, mi metabolismo cambió y decidió caer a las profundidades del océano", ha explicado Turner al hablar de un momento de su adolescencia en el que su cuerpo comenzó a tener algunas manchas y a ganar peso. "Todo esto me estaba sucediendo frente a la cámara", apuntó, dejando ver lo que eso puede suponer.

Ver esta publicación en Instagram

Happy Valentine’s Day my love. You make me the happiest.

Una publicación compartida de Sophie Turner (@sophiet) el

Aunque sin entrar en más detalles, Turner explica durante la entrevista que ese a ese cambio físico le llegaron posteriormente cierto tipo de presiones que venían directamente de los ejecutivos que pidieron que bajase de peso: "Luego vino la presión de los estudios de cine y televisión para que perdiera peso".

La intérprete, que se casó por sorpresa con Joe Jonas en Las Vegas (y que previsiblemente cambiará su apellido por el de su marido), confesó hace unas semanas en un programa de radio que llevaba sufriendo depresión desde hacía más de un lustro. En este caso, la actriz tuvo que hacer frente a las críticas de los seguidores por ese aumento de peso.