As.com

CULTURA Y OCIO

Los restaurantes más castizos de Madrid, ¿cuáles son?

la paloma

Si quieres comer platos tradicionales de Madrid y no sabes dónde, te proponemos unas tabernas y restaurantes que no te van a decepcionar

Apuestan por lo clásico y de garantías: los platos y productos más tradicionales y típicos. Los que buscan quienes vienen de fuera y muchos locales de Madrid. El cocido, los callos, los huevos rotos, el cochinillo… Todo ello en ambientes que apuestan por la decoración y el espíritu de la capital. Este tipo de restaurantes castizos llevan años siendo una referencia para comer a mesa puesta lo mejor y más representativo de la ciudad. Los sitios ideales para festejar durante las fiestas de la Paloma.

Si quieres conocer algunos de los restaurantes más castizos de Madrid, para deleitarte con un buen cocido, por ejemplo, echa un vistazo a esta selección de establecimientos que hemos realizado.

Casa Pello (Calle Alberto Alcocer 49)

La comida madrileña más típica se puede encontrar en Casa Pello, un restaurante que apuesta por las recetas más castizas de la capital en un espacio moderno, amplio y acogedor en el que no faltan toques rústicos. Dista de la típica taberna de Madrid que uno podría imaginar al pensar en este tipo de establecimientos, pero sus platos mantienen la esencia oriunda que se busca al acudir a él. E incluso cuenta con una terraza de verano que en invierno también está disponible pues es climatizada.

la paloma

Cocido de Casa Pello

Y es que en este restaurante se puede disfrutar de algunos de los platos más tradicionales: el cocido madrileño a los tres vuelcos, que es la estrella de este enclave, así como otras especialidades como pueden ser los callos, el rabo de toro o las manitas de cerdo.

HAZ TU RESERVA CON EL TENEDOR

Los Galayos (Calle Botoneras 5)

Fue fundado en 1894 como Casa Roja y acogió reuniones de la Generación del 27 y de otros artistas e intelectuales que venían atraídos por su cocina castellana más tradicional. A día de hoy, conocido como Los Galayos, este restaurante sigue siendo unos de los referentes para quienes buscan la comida más castiza. Y es que además se encuentra en uno de los puntos más emblemáticos de la ciudad de Madrid: la Plaza Mayor, donde además tiene una terraza.

la paloma

Callos a la madrileña en Los Galayos

Los callos a la madrileña y el cochinillo asado son sus dos especialidades más destacadas, las cuales recomiendan ampliamente. Además, también destacan otras elaboraciones como el chuletón de buey y el bacalao al horno.

la paloma

Cochinillo asado en Los Galayos

HAZ TU RESERVA CON EL TENEDOR

La Plaza de Chamberí

En un enclave emblemático de la capital como es la Plaza de Chamberí se encuentra el restaurante homónimo que es todo un símbolo de la gastronomía madrileña. Durante más de 30 años, este establecimiento ha sido una referencia para quienes buscan una gastronomía variada y de calidad pero que apuesta claramente por las elaboraciones más tradicionales de la ciudad. Todo ello lo han aupado a ser uno de los mejor valorados en Internet y conocidos por el boca a boca.

la paloma

El salón de La Plaza de Chamberí

En su carta se pueden encontrar especialidades como son el cocido, protagonista todos los miércoles y los fines de semana, y los callos a la madrileña entre algunos de los platos de cuchara más destacados. Además de estos, destacan las recetas elaboradas con el producto fresco de mercado como el bacalao o el arroz caldoso con bogavante y rape.

la paloma

Callos de La Plaza de Chamberí

HAZ TU RESERVA CON EL TENEDOR

Lhardy (Carrera de San Jerónimo 8)

Otro restaurante clásico de la capital es Lhardy, abierto en 1839. Este lugar apuesta por una decoración elegante y de época para trasladar a sus comensales a un entorno castizo, distinguido e histórico. Todo ello en un salón con viejos espejos, lámparas de araña y platos sabrosos entre los que hay especialidades típicas de Madrid así como otras más creativas.

la paloma

La fachada de Lhardy

El cocido y los callos no fallan como buen restaurante castizo que es, pero también cuenta con otras especialidades como el lomo de ciervo, la perdiz estofada, el pato silvestre o el gamo a la austriaca. Y también cuenta con elaboraciones tradicionales como el pate de perdiz Lhardy, su famoso consomé o el suflé sorpresa. Opciones de mucho sabor para aquellos comensales que buscan llenar el paladar con el gusto más castellano.

Botín (Calle de Cuchilleros 17)

El título de restaurante más antiguo del mundo lo ostenta Botín (según el Record Guinness), que fue una casa de comidas fundada en 1725. Un establecimiento así de legendario no puede hacer más que ser una referencia de la cocina más castiza de la capital. Un lugar en el que las recetas castellanas y su comedor abovedado de piedra son protagonistas para quienes buscan una experiencia gastronómica sin igual.

En Botín, el cochinillo asado es todo un referente, junto al solomillo Botín al champiñón, las almejas elaboradas con su propia receta, la sopa al cuarto de hora, las manitas de cochinillo o postres tan típicos como los bartolillos de Madrid.

Los Arcos de Ponzano (Calle Ponzano 16)

Con una clara influencia del sabor y las recetas más tradicionales de Segovia, Los Arcos de Ponzano es uno de los restaurantes mejor valorados de la ciudad de Madrid. Un restaurante en el que se pueden disfrutar los platos más tradicionales y en el que hay cabida para las nuevas tendencias. Y es que este establecimiento lleva abierto desde el año 1952.

Los callos, la morcilla, los torreznos o los huevos rotos con jamón son fijos en sus entrantes, pero donde destaca especialmente es en su propuesta gastronómica como asador. Cordero, cochinillo y cuchifritos son protagonistas en sus mesas. Y para completar su carta castiza hay postres tan tradicionales como la leche frita, el ponche segoviano o la amplia variedad de tartas que elaboran manualmente.

HAZ TU RESERVA CON EL TENEDOR

Actualizado el artículo a día 12/04/2019