Cerolímites

El blog del deporte Outdoor, los Viajes de Aventuras y el estilo de Vida Activo.

Autor: Eduardo Salete
POR
Eduardo Salete Twitter

Cero Límites

Probadas las nuevas botas de compresión neumática RecoveryAir

Therabody presenta las primeras Jetboot de recuperación durante viajes en la ciudad deportiva del Real Madrid.

0
Probadas las nuevas botas de compresión neumática RecoveryAir

Therabody presentó el pasado 10 de febrero su segunda generación de botas de compresión neumática RecoveryAir, con tecnología inalámbrica, en el entorno del estadio Alfredo di Stéfano con la presencia del equipo de fisioterapia del Real Madrid.

La compresión neumática es una forma de masaje mecánico en la que una prenda que cubre completamente las piernas o los brazos se infla y se desinfla siguiendo un patrón cíclico durante un determinado período de tiempo. El proceso descarga los fluidos que contienen residuos metabólicos y permite que las extremidades reciban sangre fresca, rica en nutrientes.

[1] Jet Boots [2] RecoveryAir Pro [3] Recovery Air Prime

La nueva generación de botas neumáticas incluyen tres modelos, para tres tipos de necesidades diferentes.

JetBoots: La incorporación más innovadora a la línea RecoveryAir es totalmente inalámbrica. La bomba está integrada en la parte inferior de las botas, en lugar de llevar tubos que se conectan a una bomba externa. Una innovación de diseño compacta y portátil que puede ser utilizada tanto en aviones como en cualquier otro medio de transporte. Esta ventaja es la que llamó la atención a los fisioterapeutas del equipo médico del Real Madrid que mostraron interés para ser utilizadas durante los desplazamientos de los equipos profesionales, en los que los jugadores podrían utilizar el tiempo en una recuperación-preparación activa y aliviar, al mismo tiempo, los inconvenientes de los largos periodos sentados. P. V. P. 899 €

Pro: El sistema de gama alta pensado para los atletas profesionales o aficionados muy involucrados deportivamente. Otorga al usuario un control absoluto a la hora de crear la experiencia de compresión neumática personalizable. Incluye cuatro programas preestablecidos, ofreciendo la alternativa de seguir tratamientos autoguiados, o de optar por una experiencia personalizada con la posibilidad de controlar todos los aspectos de los parámetros de tratamiento, incluidos los ajustes de la presión de cada una de las cámaras por separado, la selección del ciclo de inflado, la presión o la duración, entre otros. P. V. P 1.299€

Prime: Este dispositivo es el más simple y fácil de utilizar, pensado para todas las personas, ya sean deportistas ocasionales o solo quieran recuperarse del estrés diario. P. V. P.: 699 €

Kevin De Bruyne utilizando las Jetboots en el autobus del Manchester City.

Compresión Neumática Intermitente (CNI)

No es una tecnología nueva, y no se desarrolló pensando en los atletas. En la década de los 90, el departamento de medicina física y rehabilitación del Hospital Universitario Cooper de Nueva Jersey atendía pacientes con problemas de circulación terribles. Para aliviar las dolencias la directora Laura Jacobs comenzó a idear un sistema neumático que funcionase como los músculos de las pantorrillas que son como pequeños corazones que bombean la sangre y el flujo linfático hacia el corazón. Hoy en día se utiliza ampliamente en medicina para ayudar a reducir el edema de las extremidades y para la profilaxis de la trombosis venosa profunda.

A pesar de nacer como un método médico, entre los deportistas profesionales se ha convertido en uno de los aparatos de recuperación favoritos. La lista de atletas como sir Mo Farah (campeón olímpico, mundial y europeo de 5000 y 10 000 metros), Kevin De Bruyne centrocampista del Manchester City F. C.o equipos profesionales de la NBA como los Phoenix Suns los utilizan con rutina casi religiosa. “RecoveryAir ha supuesto una diferencia enorme en mi entrenamiento. Mucha gente no sabe lo importante que es la recuperación para prevenir lesiones y rendir mejor.” afirma Mo Farah.

La literatura científica todavía no ha descubierto muy bien cómo funciona la CNI a nivel fisiológico en la recuperación muscular. Sin embargo, ya hay estudios científicos que demuestran que el uso de la CNI reduce concentraciones de lactato en sangre de forma más efectiva que la recuperación pasiva (en atletas que han pasado el examen de Wingate) y un equipo de investigadores suecos demostró que la curación de la ruptura del tendón de Aquiles se ve reforzada por la compresión neumática intermitente que regula al alza la síntesis de colágeno tipo I.

Además, la experiencia subjetiva de los atletas que utilizan esta equipación para la recuperación muscular es muy positiva. Para ellos no solo el dolor muscular de inicio tardío, o dolor postactividad, desaparece mucho más rápido, sino que la relajación emocional y psicológica durante las sesiones hace de estos masajeadores neumáticos un elemento imprescindible en sus entrenamientos.

Prueba del Recovery Air Pro

Recovery Air Pro

Algunos fisioterapeutas argumentan que al no existir una evidencia científica definitiva sobre la actividad de la CNI en la recuperación muscular es muy probable que las sensaciones de los atletas después de sus sesiones sean un efecto placebo, mezcla del agradable masaje que proporcionan aparatos como los Recovery Air y la creencia de que la recuperación activa tiene un peso fisiológico determinante.

Yo solo puedo hablar de las sensaciones subjetivas que he experimentado durante el uso del Recovery Air Pro, dado que las mediciones científicas están fuera de mi alcance.

Durante 4 sesiones de 20 minutos de carrera, 20 minutos de pesas (especialmente sentadillas) y 10 minutos de bicicleta estática (HIT) utilicé el RecoveryAir Pro antes del entrenamiento en su programa “preparación” durante 15 minutos, y después del entrenamiento en el programa “recuperación” durante 30 minutos.

Comparado con entrenamiento sin utilizar la CNI, antes del entrenamiento noté la musculatura de las piernas más activada, y curiosamente más elástica y las articulaciones más flexibles, que cuando simplemente caliento. La sensación era “estar más dispuesto para el ejercicio, tanto física como anímicamente”. Pero cuando realmente se amortiza el dinero de este aparato es en la recuperación.

Tengo en las piernas lesiones crónicas, fascitis plantar en ambos pies, tendinitis rotuliana izquierda, tendinitis del tendón de Aquiles y una vieja fractura de tibia que después de los entrenamientos se hacen notar. Además, se me suelen cargar los gemelos y soy propenso a los esguinces. Durante las sesiones de recuperación, no solo noté como los músculos se relajaban espectacularmente , sino que el pequeño zumbido de las tendinitis y lesiones varias desaparecía por completo. La mejora sorprendente de esta segunda generación de RecoveryAir es el masaje que ejerce sobre la planta de los pies (la I generación, para mí gusto, aplicaba demasiada presión lateral en el empeine), que no solo es sumamente agradable, sino que fulmina la tensión en la planta de los pies.

Y si la sensación de mejora y recuperación física es innegable, la relajación psicológica y emocional que provoca una sesión de 30 minutos del Recovery Air Pro en modo “recuperación” es fantástica. Uno queda hipnotizado por los ciclos de compresión y descompresión, casi sincronizando la respiración con dichos ciclos, mientras la agradabilísima sensación del masaje relaja todo el cuerpo y desestresa la mente. Llega un momento en que la meditación casi es involuntaria. Se entiende a la perfección que los atletas se hagan adictos a la CNI, le aseguro que es un método de recuperación que engancha desde la primera sesión.

El RecoveryAir Pro viene con las dos perneras que incorporan las cámaras neumáticas con un diseño y acabado muy mejorado con respecto a la primera generación, manguitos que insuflan el aire y la unidad de bombeo y programación. Esta incorpora una batería independiente y permite no estar conectado a la red durante el uso. El equipo entero es transportable, aunque la unidad de bombeo es algo voluminosa, pero puede ser utilizado casi en cualquier sitio.

Para mí, la compresión neumática intermitente se ha convertido en una rutina fija dentro de los entrenamientos y actividades.