El valor del deporte

Blog del Diario AS sobre el negocio que hay detrás del gran espectáculo de masas en el que se ha convertido el deporte.

Autor: Gonzalo Jiménez Illana
POR
Gonzalo Jiménez

El valor del deporte

Cuando ganar no lo es todo, cuando la victoria reside en los Valores.

¿Cómo solucionar las goleadas en las categorías inferiores?¿Quién debe dar el paso al frente y asumir responsabilidad?

Cuando ganar no lo es todo, cuando la victoria reside en los Valores.

"Ganar, ganar y volver a ganar", alentaba Luis Aragones, una cita muy valida para el deporte profesional, pero probablemente algo menos aplicable en el deporte base, donde lo importante para los más jóvenes es coger afición al deporte y generar al mismo tiempo importantes valores en su educación.

Esta cuestión ha sido muy comentada en las últimas semanas tras el 31-0 que le marco el Real Madrid al Villaverde San Andres. Un debate que puede parecer reciente dada la repercusión del equipo blanco, pero que se repite año tras año sin encontrar una solución, ni nadie que dé un paso al frente a la hora de tomar medidas. Leyendo sobre esta cuestión encontramos que solo en la categoría de alevines (niños entre 11-12 años), alrededor de un tercio de los partidos terminan con 7 o más goles de diferencia y en más del 15% de los encuentros, la diferencia supera los 10 goles.

En primer lugar, parece evidente que los equipos derrotados contundentemente son los principales perjudicados con él varapalo anímico y la frustración que sufren estos niños que pueden acabar incluso dejando el deporte. Pero los equipos vencedores también se ven perjudicados, ya que más allá del resultado, no compiten con equipos de su categoría y tampoco pueden mejorar ni deportivamente, ni a nivel pedagógico.

Existen numerosas medidas paliativas que se han ido convirtiendo en practica común en este tipo de partidos, no presionar la salida de balón, llegar por bandas, retirar un jugador cuando la diferencia supere un numero determinado de goles, pedir que todos los jugadores toquen el balón o un numero X de toques antes de ir a portería... aunque sinceramente dudo que practicar este "mareo" ayude a rebajar los niveles de frustración.

¿Deben ser las federaciones quienes tomen medidas reglamentarias para evitar que suceda? ¿Deben ser los entrenadores quienes en su labor de educadores gestionen con sus jugadores estas situaciones y predicar FairPlay? ¿Pueden los árbitros tomar decisiones para limitar estos resultados?

Echando la vista atrás, encontramos casos notables sobre esta cuestión como el del Aznalcázar Atlético en 2014, que tras golear por 53-0 al Palomares Junior de la liga provincial de alevines de Sevilla, fue amonestado por el Colegio Andaluz de Entrenadores. En 2017 el CD Serranos fue más allá y despidió a su entrenador tras ganar 25-0 a un rival. El Serranos argumento que no había respetado al rival y que dicho comportamiento atentaba contras las normas del "fair-play".

Resulta fundamental insistir en la formación pedagógica y educativa de los entrenadores para que aprendan a gestionar estas situaciones, pero la solución no puede depender del buen o mal criterio de manera individualizada. La solución en mi opinión tiene que venir reglada y ser uniforme para todos los equipos.

Este caso que vincula al Real Madrid, ha contado con tanta notoriedad que incluso el entrenador del primer equipo Zinedine Zidane se ha tenido que mojar al respecto, en este caso en esta misma línea afirmando que "Es un poco feo", pero que no es competencia del entrenador decir a sus jugadores que no ataquen más, que es una cuestión que debería ser regulada por la Federación.

En primer lugar parece necesario que las categorías de la competición se estructuren de una mejor manera y revisar criterios de edad por cada año, e incluso dividir la competición por fases en donde de forma natural se puedan generar grupos por categorías.

En algunas Comunidades Autónomas, han trabajado sobre esta cuestión y no registran en acta diferencias superiores a diez goles. Cataluña era una de estas comunidades y resulta llamativo comprobar que estos limites se revocaron a petición de sus propios clubes. En Galicia han buscado otro enfoque, evitando publicar los nombres de los goleadores hasta los 12 años y evitar que posibles egos fomenten estos resultados. La medida más reciente es de hace tan solo unos días, en la Federación de Futbol Valenciana en la que se ha modificado su reglamento general eliminando la diferencia de goles como criterio para la resolución de los empates en la clasificación final. Si dicho supuesto se diera, se resolverá a partido directo entre estos equipos.

Algunos deportes ya han marcado la senda para tomar medidas en este sentido como el Baloncesto, en donde si un equipo obtiene una renta de 50 puntos, se cierra el acta. El futbol en categorías Alevines, Benjamines e incluso menores debería regularse de esta manera, no parando el partido, sino cerrar actas a partir de una determinada ventaja y evitar situaciones nocivas para todos. Un problema recurrente cada año, cada fin de semana y donde nadie quiere "poner el cascabel al gato".