Cerolímites

El blog del deporte Outdoor, los Viajes de Aventuras y el estilo de Vida Activo.

Autor: Eduardo Salete
POR
Eduardo Salete Twitter

La tabla de surf eléctrica

Un nuevo gadget ideado para ayudar a los surfistas más inexpertos a coger más olas.

La tabla de surf eléctrica

Era cuestión de tiempo que la idea de fabricar bicicletas eléctricas para facilitar a un mayor número de practicantes la experiencia de la actividad, fuese adoptada en otros deportes, en este caso, el surf.

La empresa Boost Surfing ha lanzado una quilla con motor eléctrico que se puede acoplar a cualquier tabla de surf, con el objetivo de maximizar el tiempo que se pasa sobre la ola. Se ha calculado que el tiempo real que un surfista emplea en coger olas es del 8 % que se pasa en el agua, el resto es remar, esperar en la línea a que llegue una ola, o fallar a la hora de cogerla. Según los fabricantes del Boost surfing, este motor permitirá triplicar el número de “rides”, acortará el tiempo de remada entre la playa a la línea, permitirá que surfistas con una forma física inferior estén más tiempo en el agua y que los que tiene poca técnica les sea más fácil levantarse de la tabla (el engorroso take off para muchos). Más o menos las mismas ventajas que tienen las bicicletas eléctricas para ciclistas con las mismas características que estos surfistas.

Quilla con motor eléctrico Boost Surfing.

Un punto clave es levantarse de la tabla (el despegue) sobre todo para principiantes que suelen fallar en la sincronización con la ola y en el equilibrio una vez apoyados los pies. Está claro que si la tabla está en movimiento, la estabilidad es mayor y resulta más fácil la ejecución de la técnica. Por lo que esta nueva equipación podría ser un buen elemento para el proceso de aprendizaje, que en muchos casos es poco agradecido.

La Boost Surfing es básicamente una quilla con un motor incorporado de 800 w, que puede alcanzar una velocidad de 11 nudos, con una autonomía de unas dos horas y que pesa apenas 800 grs. Su instalación es como la de cualquier quilla de surf, y está controlada por una aplicación de móvil donde el surfista puede personalizar la potencia de acuerdo con su nivel y necesidades. Una vez instalada, el motor se acciona mediante un botón que puede ser instalado en la tabla o en la muñeca del surfista. Las tablas compatibles con este gadget son todo tipo de tablas de surf, incluyendo longboards, soft top o SUP.

Ahora solo falta probar la Boost Surfing este verano, y esperar que alguien invente las tablas de esquí eléctricas que te suban las cuesta, giren a la perfección o, mejor aún, frenen en descensos descontrolados.