BeTech: noticias de tecnología

APLICACIONES

Permisos que piden las apps y sus consecuencias

Estamos hartos de concederles permisos a las aplicaciones cuando se instalan en el móvil. ¿Sabemos realmente para qué?

Permisos que piden las apps y sus consecuencias

La historia se repite siempre, a cada aplicación que bajas. Porque en todas, ya sean un par o 9-10, siempre te sale la pantalla de permisos que se deben aceptar. Hay apps que tienen lógica -si instalamos una cámara o retoque de imagen es normal que la aplicación necesite acceso a la cámara y galería del teléfono-, pero otras no tanto. Y que una app que es sólo para jugar el enésimo clon de Candy Crush o filtros AR de Snapchat te pida tener acceso a hacer llamadas, a los mensajes de texto/SMS o a la agenda de contactos, es cuanto menos sospechoso. ¿Realmente sabemos bien a qué le estamos concediendo esos permisos?

Permisos de apps de móviles

Según la OSI, la Oficina de Seguridad del Internauta española, generalmente, los permisos de las aplicaciones se usan “para asegurar el correcto funcionamiento de ésta”. Sin embargo, a veces estos permisos no son obligatorios y “los desarrolladores buscan extraer información sobre el usuario para poder enviar publicidad personalizada”. Dado que cuando descargamos e instalamos una app no nos paramos a leer los permisos -o si lo hacemos la descripción es muy somera-, vamos a listar aquí 9 de los más habituales, y lo que implica cuando les damos acceso:

Teléfono

Concediendo este permiso se autoriza a la app leer el estado del teléfono, saber el número, conocer el estado de la red móvil, hacer llamadas, conocer el histórico de las mismas, añadir mensajes de voz, gestionar llamadas colgando o descolgando e incluso redireccionar a otro número. Casi nada si la app lleva malware.

Almacenamiento / Memoria

Ya sea a un sistema de almacenamiento externo como la tarjeta SD o almacenamiento interno, con este permiso se autoriza a la aplicación a que lo lea o incluso a que almacene allí archivos.

Mensajes de texto/ SMS

Permite que la app envíe mensajes de texto (SMS, MMS o incluso mensajes tipo Push WAP), lea los mensajes guardados y/o reciba nuevos, con el consiguiente riesgo económico para el usuario o de malware.

Calendario

Permite tanto leer, como editar y crear nuevos eventos en el calendario. Mal usado serviría para obtener datos tanto del usuario del móvil de sus citas, trabajo, etc, como de otros usuarios con los que tengamos un evento o reunión

Cámara

Se permite a una app tomar fotos y grabar vídeos por sí misma con el asalto a la intimidad que puede suponer esto, sobre todo si cae en malas manos

Contactos

Con este permiso, la aplicación solicita poder consultar la lista de contactos, editarla, añadir nuevos y también acceder a la lista de cuentas de servicios cuyo acceso tengamos activado a través del móvil. No sólo accede a nosotros, sino también a datos de nuestros contactos como números y direcciones de correo.

Ubicación

Se permite que la app sepa en todo momento donde nos encontramos, bien a través de GPS, bien a través de las antenas móviles o el wifi. Es una de las más delicadas por lo que plantea el geoposicionamiento

Micrófono

Al permitir el acceso de la app al micrófono nos exponemos a que se graben conversaciones telefónicas o incluso actuar de micrófonos espía en cualquier otro momento

Sensores corporales

Estos permisos están ligados al uso de dispositivos como las pulseras de actividad. Con ello se facilitan datos sobre nuestra salud que normalmente pertenecen a nuestra vida privada