Para fans de Dead Cells

Cinco juegos indies de dificultad desquiciante para poner a prueba tu paciencia

Pedro Herrero

Recomendamos cinco de los indies más difíciles de los últimos años, que además de dificultad, también presumen de calidad.

Aunque From Software ha vuelto a hacer ver a todos los estudios de desarrolllo que los jugadores también buscan dificultad en las grandes producciones, los verdaderos retos los solemos encontrar en la escena independiente. El excelente y reciente Dead Cells nos ha hecho recordar otros otros indies que en su momento consiguieron desquiciarnos, y que tenemos que recomendarte si lo que buscas es un auténtico reto a tu habilidad. Estos son:

Darkest Dungeon

Este peculiar dungeon crawler pone a prueba constantemente la salud mental de sus personajes… y la del propio jugador. Con un aspecto artístico muy personal y oscuro, recorremos decenas de mazmorras en 2D en busca simplemente de dinero, gloria y objetos mejores, no hay ninguna motivación narrativa, pero sinceramente ni falta que hace ante uno de los juegos independientes más adictivos de los últimos años, o de la historia, probablemente. Y si no tiene apenas carga argumental es algo de agradecer, ya que perder personajes en manos de la locura o de la mismísima Parca es algo habitual en estos combates por turnos que continuamente nos piden ir un poco más allá y descubrir que hay en la siguiente estancia, aunque habitualmente no sea nada agradable. Imprescindible.

Salt & Sanctuary

Recién aparecido en Nintendo Switch, si no existiera Dark Souls probablemente estaríamos hablando de una obra maestra imperecedera. Sin embargo, se trata del mejor homenaje posible en 2D al trabajo de From Software, lo que no es poco decir en absoluto, ya que sabe recoger con total fidelidad la esencia de la obra de Miyazaki y compañía y trasladarla a las dos dimensiones con un acierto rotundo. Al igual que los juegos en que se inspira, Salt & Sanctuary es difícil pero también sabe ser satisfactorio y dar recompensas al jugador, ya que presume de un sistema de progreso muy bien desarrollado y siempre otorga esa sensación de logro tras la derrota de cada jefe final. Buen diseño de niveles, longevo… Otro indie que hay que jugar.

Rogue Legacy

Uno de los aspectos que más echa para atrás a los jugadores a la hora de probar un roguelite es el hecho de perder absolutamente todo el progreso, y eso es algo que Rogue Legacy sabe solucionar sabiamente y dicho sea de paso, con mucho sentido del humor. Como todos los de esta lista es difícil, a veces hasta lo absurdo, pero también cuenta con un sistema de progreso por el cual, al morir, las habilidades adquiridas son heredadas por nuestros descendientes, que sin embargo, podrán tener algún que otro defecto congénito, como enanismo, hiperactividad, daltonismo, etc. que condicionan totalmente la jugabilidad. El juego de Cellar Door Games está tan bien diseñado que hace que la muerte no sea un paso atrás, sino hacia delante.

Maldita Castilla EX

Añadamos un poco de producto patrio a esta lista con el magnífico homenaje que Locomalito rinde al clásico Ghost N Goblins, del que hereda no solo su sentido del humor o sus mecánicas depuradísimas de acción y plataformas, sino también su gran exigencia. Eso sí, ambientado en una España en la que los zombies y vampiros son sustituidos por diversos seres de nuestra mitología, tales como las anjanas, los ojáncanos o el Colacho, en guiños que dejan al jugador desguarnecido ante el peligro ante la sensación permanente de sorpresa y descubrimiento. Pero lo que sorprende de verdad es que este título fuera durante tanto tiempo una descarga gratuita, aunque hoy se puede -y se debe si se es amante de los clásicos- adquirir por muy poco en cualquiera de las tiendas digitales de la gran cantidad de plataformas en que está disponible.

Super Meat Boy

Un clásico contemporáneo que incluso protagonizó el documental Indie Game, un imprescindible para conocer las inquietudes, aventuras y también miserias de los pequeños desarrolladores, y en el que también hacía acto de aparición Phil Fish, creador del también excelente Fez. Super Meat Boy no va a entrar por los ojos en ningún caso, pero es ponerse a los mandos de su control sencillo y sus niveles cortos y desafiantes y no parar de jugar, añadiendo siempre un intento más a los, en ocasiones múltiples, que ya hayamos llevado a cabo. A pesar de su aparente sencillez, brilla con luz propia en cuanto al diseño de niveles, pequeños pero conciencudos, y su control simplemente perfecto, que hace que el jugador no pueda culpar al título de las muchas muertes que se le vienen encima. Presente en PS Vita y Nintendo Switch, es un título ideal para las plataformas portátiles debido a su carácter de partidas cortas.

Rogue Legacy

Rogue Legacy, desarrollado y distribuido por Cellar Door Games para PC, Mac, PlayStation 4 y PlayStation Vita, es un juego de acción y plataformas de estilo retro cuyos niveles ambientados en castillos se crean aleatoriamente.

Rogue Legacy