Actualidad

Los jugadores recurren menos a las drogas que los que no juegan

Joan Isern Meix

Un estudio de la Universidad Complutense de Madrid arroja esta conclusión.

Un estudio presentado por la Universidad Complutense de Madrid y la Asociación de Videojugadores y titulado "Hábitos de consumo de drogas, alcohol y tabaco entre videojugadores y no videojugadores (jóvenes y adultos)" concluye que los jugadores consumen ligeramente menos drogas, alcohol y tabaco que el resto. Las discotecas y los lugares de copas son los lugares que más inducen al consumo de sustancias perjudiciales.

El estudio destaca la poca relación entre los videojuegos y estos hábitos, y en especial en lo referente a drogas y alcohol. Para los autores del informe, la propia experiencia de juego parece ser lo suficientemente gratificante como para no tener que precisar del consumo de drogas y alcohol. Entre los participantes en el estudio de entre 18 y 24 años, los que no son videojugadores han consumido drogas en mayor proporción, y a partir de los 35 años el consumo de éxtasis, anfetaminas, alucinógenos y heroína es nulo entre los videojugadores.

Javier Rodríguez, máximo responsable de Sega en España, ha explicado: "Estos datos corroboran lo que ya sabíamos: que los videojuegos no son nocivos ni han de asociarse a otros hábitos o conductas perjudiciales para la salud. Existe una tendencia que apunta a que cada vez son más los títulos que se desarrollan con el fin de potenciar el juego en equipo, y que incluso están introduciendo la modalidad de juego familiar o social, fomentando así la comunicación y el compañerismo y alejando a los usuarios de la imagen tradicional de personas solitarias con hábitos nocivos."