BOXEO

Fortea, redención en Inglaterra

Jorge Fortea boxea el sábado ante Anthony Fowler. Persigue una victoria que le vuelva a poner a tiro de los títulos. Peleó y cayó en el undercard del Canelo vs Kovalev.

Entrevista a Jorge Fortea antes de su combate contra Fowler.
ALBERTO IRANZO DIARIO AS

Jorge Fortea (21-2-1, 7 KO) ya está en Inglaterra. Llegó este lunes muy confiado en sus opciones y muy motivado por la oportunidad que se le presenta. El sábado se enfrentará, en la cartelera del Okolie vs Glowacki, al prospecto local Anthony Fowler (13-1, 10 KO). El pleito representa mucho para el español, de 30 años. Vuelve a una gran velada tras estar en el undercard del Canelo vs Kovalev, y al fin podrá demostrar todo lo que tiene. Púgil talentoso, tiene en la movilidad y en su trabajo defensivo su mayor fuerte. Es un púgil cotizado y no dejó mal sabor de boca en Estados Unidos pese a caer, pero la pandemia le ha frenado en cuanto a grandes carteles. De hecho, este duelo estaba previsto para hace un mes, pero Fowler contrajo el coronavirus y la pelea se cayó.

"Esa no es la primera fecha que se me cayó. En principio iba a pelear en diciembre, luego enero... y esta en febrero. Te frustras un poco, ya que llevas una preparación, organización y todo lo que tenías hecho lo pierdes y hay que volver a empezar. Aunque bueno, ya lo tomo como costumbre. Cuando Fowler dio positivo nos dijeron que nos darían otra fecha. Primero nos dijeron el 10 de abril y después, a tres semanas, que se adelantaba a esta semana", reveló en el podcast 'Boxeo a la Carrera'. Pese a todo el cambio de fechas llega con grandes sensaciones.

Tiene ganas de demostrar y se presenta en Londres con una gran experiencia como la de Las Vegas. "Cada pelea te da una cosa. En Estados Unidos aprendí mucho y me dio tiempo a estudiar las cosas. Pude sacar mas manos, pero cada combate es un mundo. De Fowler lo más complicado es el tamaño, pero hemos trabajado para ello", avisa. Pese a las múltiples caídas de fechas, Fortea no llega a bote pronto. Peleó en octubre: "Tuve muy buen feeling. Tenía muchas ganas de volver", añade. Es su momento. Con calidad y experiencia quiere aguar la fiesta a la promesa local. Tiempo de redención.