Desde el bullpen

Los “Angels” caídos

La primera mitad de la temporada ha sido una pesadilla para la franquicia de Anaheim. La temporada parece perdida, pero en este deporte nunca se sabe.

Los “Angels” caídos

El año pasado terminó para los Angels de manera cruel, ya que se quedaron fuera de la lucha por el título por perder el último partido de la temporada regular. Este recuerdo amargo hacía pensar que la franquicia de Disney apuntalaría el equipo para dar ese pequeño, y a la vez tan grande, salto de calidad que les permitiera pelear por el anillo. En el banquillo sigue Mike Scioscia, el hombre que llevó a la franquicia a su título en 2002 y que, con sus 17 temporadas seguidas dirigiendo al equipo, sólo es superado por Gregg Popovich como el entrenador que lleva más tiempo en el cargo. Scioscia sabe lo que es dirigir un equipo que alcance las 100 victorias y otro que logre 75, lo que nunca ha firmado es un registro tan malo como el de este año, por debajo del 50 % de victorias y a más de 15 partidos del liderato de la división.

A pesar de este diagnóstico tan desolador, los Angels cuentan en sus filas con el mejor jugador de la liga Mike Trout y con el futuro integrante del salón de la fama Albert Pujols.

Trout es una rutilante estrella de abril a septiembre pero que se apaga en octubre. El mes que viene cumple 25 años y ha sido el jugador más valioso de la Liga Americana, novato del año, 5 veces seleccionado para el partido de las estrellas, siendo el MVP en dos ocasiones consecutivas y cuatro veces bate de plata entre otros galardones. Estos registros, que son impresionantes, palidecen un poco si se observa que no es que no haya ganado un campeonato, es que no ha logrado la victoria en un partido de post-temporada.

Uno de los problemas de la franquicia californiana es que su ataque prácticamente se reduce a lo que hagan Trout, Pujols y el righfielder Kole Calhoun y la rotación de lanzadores, aunque se reforzaron con Tim Lincecum, depende de tres pitcher que acaban de recuperarse de alguna lesión. Por si esto fuera poco, el primera base CJ Cron ha pasado por el quirófano debido a una rotura de un hueso de la mano. A pesar de todo, alguna luz brilla al final del túnel, personificada en Tyler Skaggs que en un partido de la triple A en Utah logró 14 strikes out y ha convencido al cuadro técnico para regresar al roster después de su cirugía “Tommy John” realizada en el año 2014.

Los Angels esperan ser mejor equipo en la segunda mitad de la temporada, pero deben decidir qué camino quieren seguir en el futuro. Un equipo que ni siquiera opta a jugar en octubre es muy difícil que retenga a alguien del talento de Trout y que éste opte por emigrar a latitudes con mayores posibilidades de éxito. Por otra parte, los de Anaheim tienen gran parte de su presupuesto invertido en el propio Trout, en Pujols y en Josh Hamilton. Tienen jugadores jóvenes como Cron, Simmons o Calhoun que les interesaría mantener y algún veterano que podrían poner en el mercado.

Pero el nudo gordiano es qué hacer con tu gran estrella. Pueden buscar jóvenes que crezcan en torno a él o pueden construir un equipo nuevo si deciden traspasarlo. Desde luego que si mostraran interés en traspasarlo, obtendrían prácticamente todo lo que pidiesen y no serían la primera franquicia que se reconstruye con éxito a raíz de la venta de su mayor valor. Desde luego que la patata caliente está en la gerencia de los Angels.

Esta temporada parece perdida, aunque en este deporte nunca se sabe, hemos visto resurrecciones milagrosas y ensordecedoras implosiones. Lo cierto es que hasta ahora no sólo el agua es la que cae en la cascada del Angel Stadium.