BÁDMINTON

Carolina Marín defenderá su corona europea en la final

Defenderá este domingo (15:00, TDP) su título europeo, el torneo que la lanzó, en Francia al vencer a la danesa Kjaersfeldt, por 23-21 y 21-15.

Carolina Marín defenderá su corona europea en la final
EDDY LEMAISTRE EFE

Carolina Marín se hizo un hueco en la historia del deporte español con 20 años, un mes de abril de 2014 en Kazán (Rusia). Entonces, se escribió junto a su nombre por primera vez la palabra 'pionera'. Se convertía en la campeona continental más joven de las tres últimas décadas y, por supuesto, en la primera española en subir a un podio en un deporte semiclandestino hasta entonces aquí. Es el campeonato que la lanzó. Luego vendrían dos títulos mundiales, su consagración, la apertura de la televisión al bádminton, la esperanza de un oro en los próximos Juegos de Río en agosto y la enorme presión por lograrlo.

Para ello, hay que ir subiendo escalones. Hoy, la onubense de 22 años ya, derrotó en las semifinales del Europeo de La Roche-sur-Yon (Francia) a la danesa Line Kjaersfeldt por 23-21 y 21-15, con carácter en el primer set y mucha suficiencia en el segundo, y este domingo (15:00 horas, TDP) jugará por revalidar el título de mejor jugadora de Europa contra la escocesa Kirsty Gilmour, segunda del ránking continental y con quien se ha medido en cinco ocasiones con un balance favorable a Carolina de 4-1.

Serán la número dos (desde el jueves pasado) contra la 21ª del ránking mundial, porque el reino de Marín traspasó hace dos años las fronteras de Europa y está en Asia, donde se concentran las grandes jugadoras. En su contra, dolores en un hombro que le obligaron a pedir asistencia médica contra Kjaersfeldt.

Por eso, la final del Europeo no será un test de cara a Río. Pero sí puede ser un buen bálsamo para Carolina, ya que este año, con toda la preparación enfocada a la cita olímpica, no ha conseguido refrendar los resultados de 2015. "La preparación está siendo muy diferente para llegar en forma a los Juegos", advirtió ya antes de viajar a Francia.

La andaluza viene de perder en cuartos en Singapur frente a la japonesa Akane Yamaguchi, fue frenada en la misma ronda en Malasia por la china Yihan Wang y otra japonesa, Nozomi Okuhara, la apartó de la final del All England.

El Europeo, que ya la lanzó, puede ser ahora una buena inyección anímica para seguir afrontando un duro trabajo con Río en la meta. Detrás, ocho horas de entrenamiento diarias y sólo ventanas de descompresión la tarde de los sábados y los domingos en busca de la perfección. De estar a tope en agosto. "Puedo porque pienso que puedo", escribe ella en las redes sociales estos días. Y Carolina hoy, de momento, quiere el Europeo.