REAL MADRID

Se tiran de los pelos por Alaba

Rummenigge, exdirectivo del Bayern, lamenta el traspaso del austriaco al Real Madrid: "Su salida no debería haberse producido. Se atascó...".

0

David Alaba dejó una enorme huella en el Bayern Múnich. Su salida este verano con dirección a Madrid ha provocado un socavón en la defensa del conjunto alemán y ya hay quien no disimula su arrepentimiento por la marcha del austriaco. Es el caso de toda una leyenda como Karl-Heinz Rummenigge. El ahora exdirectivo del Bayern estaba en el club cuando se produjo el traspaso de Alaba al Real Madrid. Una decisión que, con el paso del tiempo, reconoce que el Bayern está pagando.

"Básicamente, creo que todo el mundo está de acuerdo en que esta salida no debería haberse producido. No lo olvides, el chico creció en el Bayern Múnich. Jugó allí durante 13 años y siempre ha sido una parte importante del ADN del Bayern”, aseguró en Sky90. Al ser preguntado de nuevo por las razones que llevaron a Bayern y Alaba a no entenderse y a provocar una ruptura, declaró: "Desafortunadamente, todo se atascó un poco en algún momento. Ya sea económicamente o atmosféricamente. Eso es difícil de evaluar ahora. Lo principal es que, lamentablemente, ya no está allí. Creo que esta salida al menos no ha sido debidamente compensada. Creo que en el caso de Alaba todos hicimos todo. Desafortunadamente, todo el asunto se atascó en alguna parte. Y llegó a la conclusión de que quería dejar el club porque obviamente tenía una oferta muy interesante del Real Madrid".

David Alaba llegó este verano al Real Madrid tras no renovar con el Bayern y se ha adaptado al equipo blanco a velocidad de vértigo. Tras más de una década en la Bundesliga y actuando sobre todo como central en el Bayern, estaba por ver cómo aterrizaba en la defensa madridista y los resultados ofrecen pocas dudas. Alaba ya es el jefe de la defensa del Madrid y también un futbolista importante en fase de ataque: ha marcado un gol, ha dado tres asistencias y ha jugado todos los partidos en los que ha estado disponible y siendo titular (sólo se perdió uno, contra el Celta, por problemas musculares). El austriaco se ha convertido en un pilar para Ancelotti, igual que lo fue en Múnich, donde ahora se tiran de los pelos al verle triunfar de blanco.