REAL MADRID - BARCELONA

Vásquez: "El último año tuvimos al mejor y lo desperdiciamos"

El colombiano, autor de 'Volver la vista atrás', tiene garantizada la conexión que le permitirá ver desde su país el duelo de esta noche en el Alfredo Di Stéfano.

Juan Gabriel Vásquez responde a una pregunta durante una entrevista
Mauricio Dueñas Castañeda EFE

Su pasión por el Barça lo acompaña en todos sus viajes, y ahora que está en Berlín, hablando de literatura, Juan Gabriel Vásquez (colombiano, 48 años, premio Alfaguara, autor ahora de Volver la vista atrás, una impresionante historia, la de los hermanos Sergio y Marianela Cabrera, que vivieron la China de Mao y la guerrilla de su país) tiene garantizada la conexión que le permitirá ver, desde Colombia, el Clásico que se disputará esta noche en el estadio Alfredo Di Stéfano de Valdebebas entre los dos gigantes del fútbol español.

Ahora parece que su equipo al fin vive un buen momento.

Ha sido tiempo de mucho sufrimiento este último año.

¿Cómo ha vivido usted los malos momentos del Barça durante las pasadas temporadas?

Lo empecé a seguir a los nueve años, por la época del Mundial de España, por Maradona, desde Colombia. No eran años de éxitos. El gol de Koeman en Wembley fue una especie de milagro y el Dream Team fue un sueño. Pero cuando llegué a vivir a Barcelona en 1999 la historia del Barça era, con excepciones, una historia de resignaciones. Ese año quedamos campeones. Pensé que ese sería el estado natural de las cosas. Pero empezaron años terriblemente difíciles, llegamos a estar en el puesto catorce de LaLiga. Luego Laporta ganó las elecciones, vino Ronaldinho y se produjo esa transformación muy rápida que acabaría en el Barça de Guardiola. Ese Barça coincidió con toda mi etapa barcelonesa. Viví envuelto en una especie de realidad engañosa. Fuimos "los que nunca perdíamos", como decía un libro en el que yo también participé. Ahora, cuando hay momentos de contrariedad, recuerdo que esta es una época insólita que se ha alargado porque Messi ha prolongado su vida activa. Pero es excepcional. Y es un milagro que las contrariedades no se den más a menudo.

Sigue habiendo dos acontecimientos: ver jugar aún a Messi con la camiseta del Barcelona y seguir los Clásicos…

Messi es muy probablemente el mejor jugador de la historia. No me parece fácil de decir, no lo digo con ligereza, sino con la conciencia de que también hubo Pelé, Maradona, Cruyff, Di Stéfano… Todo el equilibrio del equipo depende de cómo esté él y eso muestra una salud extraordinaria, sin que se le desbarate la vida, como le pasó a Maradona. Ha cambiado con los años, se ha vuelto un capitán que arenga. No me cuesta nada entender que alrededor de este personaje gire la salud de todo un equipo. El último año teníamos al mejor y lo desperdiciamos por torpezas que no tienen nada que ver con el fútbol. Este es un chico con un balón que quiere ganar. No ha perdido esa pasión de niño por salir al césped y ganar el partido. Eso explica su longevidad.

El Barça ha saludado este Clásico con una pancarta virtual en la que aparecen De Jong y Pedri, bajo un titular que dice "Ganas de Clásico"… ¿Comparte esas ganas por medirse con el Real Madrid?

Las ganas nunca las pierdo. Desde 2006 vivo el Clásico con victorias muy estimulantes, 5-0, 2-6… Mourinho estropeó los Clásicos, convirtió una rivalidad fantástica en peleas grotescas, y casi echa a perder el gusto que encontramos muchos por estos partidos… Yo lo vivo muy consciente, muy consciente de que este no es un partido sino una historia de partidos.

¿Y qué sabor le han dejado las pérdidas contra el eterno rival en los Clásicos que ya quedaron atrás?

¡No nos queremos acordar! La amnesia selectiva entra y hace su tarea, y eso me parece fantástico… Son dos equipos que están en cierto modo descompuestos, que han tenido que reinventarse. Los veo reinventarse casi partido a partido. No estará Ramos, quizá falte Piqué, y cuando no están los históricos algo de la mitología se pierde. ¿Qué pasará? Para nosotros es absolutamente imprescindible la victoria. Pero más que el resultado lo que esperamos será épica mucho más que finura o estrategia.