ATLÉTICO DE MADRID

Llorente, un león enjaulado

Las bajas le empujan al lateral, donde apenas hace daño. Contra el Chelsea estuvo sólido atrás, pero sólo tocó un balón en el área rival y no remató. Echa de menos a Trippier.

Marcos Llorente, del Atlético, perseguido por tres jugadores del Chelsea.
JESUS ALVAREZ ORIHUELA DIARIO AS

Marcos Llorente fue un león enjaulado en Bucarest. El 14 es uno de los jugadores más decisivos del Atlético, uno de los mejores de la Liga, pero ante el Chelsea apenas pudo hacer daño. Se sacrificó por el equipo. Las bajas de Trippier y Vrsaljko le han empujado hasta el lateral derecho y desde ahí atrás le cuesta ser determinante, como cuando parte del interior y tira desmarques y conducciones hasta línea de fondo. Simeone asume que esta decisión limita a Llorente, pero se resigna porque entiende que tampoco hay una opción mejor.

El madrileño formó parte de esa línea defensiva, a veces de cinco, a veces de seis, muy alejado de Mendy. Los números señalan lo poco agresivo que pudo ser en ataque. Sólo tocó 28 veces el balón en campo contrario y, de ellas, sólo una en el área del Chelsea. Después del encuentro, Simeone analizó la actuación de Llorente y de Lemar, en una situación similar pero en el otro perfil: “Sus posiciones no es donde rinden mejor ni donde se sienten mejor, pero entendí que tenían que jugar y cumplir con ese esfuerzo que hicieron para ayudar al equipo”. Ambos se fajaron para tapar espacios y controlar a los atacantes de las bandas del Chelsea, pero les costó lucir en lo que mejor saben hacer, con la pelota y mirando hacia delante. Lemar, al menos, sí tuvo una ocasión de gol, pero Llorente no pudo ni armar un remate.

Las circunstancias le alejan del área y no queda ni rastro del centrocampista total que lleva nueve goles y ocho asistencias en lo que va de temporada. Dicho con otras palabras, Llorente es quien más está echando de menos a Trippier. Le añora desde el primer día, porque el británico era quien le servía los mejores pases y quien comprendía sus desmarques de dentro hacia fuera. Pero además le ha tocado cubrir su ausencia porque el Cholo, que también espera con los brazos abiertos a Trippier, asume que Llorente es ahora la mejor idea, por su disciplina y su despliegue físico. Vrsaljko se cae del equipo con demasiada frecuencia, Giménez también está lesionado e incluso han probado Ricard y Correa. Ante el Villarreal se repetirá el dilema sobre Llorente.