REAL MADRID

Odegaard, 'castigado' tras el K.O.

Fue el único suplente del Madrid que salió a ejercitarse en La Rosaleda tras la eliminación. Zidane ni le había hecho calentar. Ha desaparecido del mapa...

La situación de Martin Odegaard en este Real Madrid de Zidane adquiere tintes extraños. Ha desaparecido del mapa en los planes del marsellés hasta el punto de que el nórdico ni siquiera recibió la instrucción de su entrenador para calentar en un partido en el que el Madrid caía 0-2 y acarició la remontada. De postre, por 'castigo' o quién sabe si por revindicación personal, fue el único de los suplentes en La Rosaleda que saltó al césped del estadio malagueño tras la eliminación para ejercitarse acompañado de dos fisios del club.

Lo paradójico, en teoría, es que Zidane se explayó en explicar la situación de Odegaard justo en la previa de esta semifinales de Supercopa cuando se le inquirió acerca de los pocos minutos que le da a su pupilo. "Es circunstancial, Martin triunfará en el Madrid", aseguró Zizou. Entre diciembre y enero a Odegaard sólo se le vieron 77 minutos contra el Shakhtar en el 2-0 en Ucrania y 5 minutos contra el Celta. Nada más. Una presencia casi nula teniendo en cuenta que Zidane incluso buscó un cambio de dibujo para acomodar al noruego en una especie de 4-2-3-1 para explotar sus movimientos como mediapunta. De aquello han pasado dos meses y medio y parece otra película completamente distinta.

En especial cuando se mira y con razón al Madrid como un equipo que está dejando de lado las rotaciones. Odegaard ha pasado a no contar (lo mismo le ha pasado, a su manera, a Valverde) como relevo de Modric. Tampoco como opción de alterar el partido con su creatividad. A Odegaard se le recortó el segundo año de cesión en la Real que tenían pactado todas las partes para que fuera productivo en este Madrid 2020-21 sin James ni Bale. El resultado es que, de momento, ni se le han visto 400 minutos para demostrar su capacidad.

"Martin tiene que trabajar duro, demostrar que puede marcar las diferencias", le aconsejó Modric. Mientras llega esa nueva oportunidad, Odegaard es el único que sale a sudar en La Rosaleda después de un palo que deja al Madrid sin opciones de revalidar la Supercopa...