REAL VALLADOLID

Aprobados y suspensos del Pucela: Weissman marca y se gusta

El delantero hebreo se destapa en la remontada del Real Valladolid liderándola con sus dos primeros goles en España.

Aprobados y suspensos del Pucela: Weissman marca y se gusta
Octavio Passos Getty Images

Como agua de mayo retrasada a mediados de diciembre. Así sentaron los dos primeros goles de Shon Weisssman a un Real Valladolid que tuvo que remontar y (como siempre) sufrir para doblegar a Osasuna, que volteó el primer tempranero tanto del hebreo.

Masip: Trabajó bien la evitación de la ocasión en la primera acción de Budimir. Puso una mano prodigiosa en un rechazo que da en la cara a Calleri. Evitó un remate del argentino tras un error de Janko en la salida.

Janko: Evitó la pérdida en la acción que acabó con el gol de Weissman. Potente, asomó varias veces en el tramo inicial en el último tercio. Perdió un balón que pudo provocar que llegara el tercer tanto, con el empate en el marcador. Se rompió y fue sustituido.

Joaquín: Cometió un error en la salida al fuera de juego que aprovechó Budimir para empatar. Sufrió un penalti claro de Sergio Herrera. Midió mal en la última acción de Calleri. Entretanto, se multiplicó, sobre todo dentro del área, aunque esos fallos pudieron costar caro.

Bruno: No midió bien en el segundo gol. Estuvo bien más allá de esa acción, sobrio y sereno. Supo templar gaitas saliendo de su zona de influencia, cuando fue necesario, para cometer incluso alguna falta táctica.

Nacho: En el segundo gol queda de nuevo desdibujado, con una acción defensiva muy deficiente. Calleri le ganó la posición con demasiada facilidad en un remate que salvó Masip. Mal atrás, pero con bueno y varios centros acertados en el último tercio.

Orellana: Interviene en el inicio de la jugada del gol… y poco más durante toda la primera parte. En el inicio de la segunda, puso las tablas definiendo bien en el penalti. Atinado con balón, pero intrascendente. Volvió a irse airado.

Alcaraz: Un tanto desdibujado durante un buen rato por el 'parabrisas' de Osasuna, que movió el esférico de banda a banda a menudo. Fue el mediocentro con menos presencia con balón de los cuatro titulares.

Roque Mesa: Empezó mostrándose, pero desapareció después de que el Real Valladolid marcara. Creció tras el descanso, con balón y sin él. Filtró el buen pase que terminó con la ocasión de Weissman. Fue sustituido.

Óscar Plano: Dio un pase magistral para el 1-0. Tuvo varios disparos, aunque no llegaron a término. Afanado en defensa, por donde llegaron menos problemas que por el otro lado, volvió a ofrecer buenas cosas en ataque.

Weissman: Envió a la cazuela la primera que tuvo. Intentó una frivolidad en un remate de espuela que no pudo marcar. Le costó entenderse en alguna ocasión, aunque ofreció buenos movimientos, como el del tercero, otro golazo. Se gustó hasta en las celebraciones, 'canallas'.

Marcos André: Brilló menos que en anteriores partidos, pero siempre con la portería en la cabeza, como demostró en la ocasión que tuvo a los 70 minutos, desbaratada por Herrera. Fajador, supone una amenaza siempre.

Pablo Hervías: Devolvió la verticalidad a la banda derecha, y de qué manera. Galopó y puso el centro del tercer gol, allí donde aparecía Weissman. Resultó decisivo y volvió a sumar muy buenos minutos en el lateral derecho.

Kike Pérez: Apenas tocó el balón, pero su dinamismo fue un soplo de aire fresco en el tramo final. Aportó defensivamente cuando Osasuna apretó.

Jota: Fue un desahogo a la contra cuando el equipo necesitaba una amenaza exterior y metros para correr y para salir de la cueva. Dejó buenas sensaciones de nuevo.

San Emeterio: Trabajo también saliendo desde el banquillo, se sumó a la muralla que intentó edificar el equipo en los últimos momentos.

Javi Sánchez: Cuando Arrasate apostó por las tres torres y por colgar balones, apareció para acumular más centímetros en la zaga.