ALAVÉS

Betis y Granada, tras los pasos del albiazul Abdallahi

El mediocentro está en el punto de mira de algunos equipos de Primera. El internacional mauritano no acaba de entrar en los planes de Pablo Machín.

Betis y Granada, tras los pasos del albiazul Abdallahi
SUSANA VERA REUTERS

Mahmoud Abdallahi está en el punto de mira de algunos equipos de Primera como el Granada y el Betis. El internacional mauritano no acaba de entrar en los planes de Pablo Machín aunque tuvo protagonismo en la recta final de la pasada temporada y también ha sido convocado en esta. Últimamente no tanto y, de hecho, el sábado pasado el que fue dentro de la lista de Valdebebas fue Sergi García.

Abdallahi debutó en Primera al final de la pasada campaña. Tuvo minutos ante el Atlético de Madrid, Real Madrid y Barcelona y demostró su capacidad de gran despliegue físico en el centro del campo. Quizás le falta todavía algo de precisión y capacidad de entenderse con el resto de compañeros. De hecho, cada vez que se le plantea el tema a Pablo Machín siempre saca a colación que tiene problemas con el idioma y que le cuesta atender a las órdenes en castellano.

Según cuenta Estadio Deportivo desde Sevilla, el mauritano ha rechazado la primera oferta de renovación del club babazorro y quizás haya encontrado el ostracismo por ello. Este año sólo ha jugado 45 minutos ante el Granada, uno de los clubes que le pretende. El otro es el Betis pero también llegan cantos de sirena desde Inglaterra. El jugador termina contrato en junio y seguro que el Alavés lo vuelve a intentar de nuevo.

Cada vez que hay compromisos en África, Mauritania le convoca a pesar de tener tan sólo 20 años. Además, suele tener bastante protagonismo en el equipo y suma muchos minutos con su combinado nacional. Hace unas semanas se enfrentó a Burundi y Libia jugando de titular. Al regresar a Vitoria no fue convocado por Pablo Machín. Ha jugado los dos últimos partidos, en sábado, con el filial del grupo segundo de la Segunda B. No renovar suele ser sinónimo de no ser convocado. Ya les ocurrió a Vesga y Alday en su día. Su entrenador, el exjugador de Osasuna Mateo desoyó las órdenes del club y acabó dejando también la entidad por cuestión disciplinaria.

Pero no es algo que ocurra sólo en Alavés. Multitud de clubes aprietan en las negociaciones utilizando ese recurso. Muchas veces se echan piedras a su propio tejado pero, en el caso de Abdallahi tampoco es que sea un elemento incuestionable en la primera plantilla. Pina, Battaglia, Jota, Rioja y Edgar son básicos en el día a día del Alavés. A partir de ahí, hay buenas alternativas en el filial con Pepe Blanco y Sergi García. Pere Pons sigue lesionado, mientras que Burgui y Manu están convalecientes por el COVID-19. Esa es la batería de centrocampistas pero Duarte, Martín y Adrián Marín también pueden desenvolverse ahí.