BARCELONA

Esperando a Laporta

El ex presidente anunciará la próxima semana que se suma a la carrera electoral completando así el paisaje de precandidatos en unas elecciones fundamentales.

Una vez que Carles Tusquets como presidente de la gestora del Barcelona ha decidido anunciar de manera extraoficial que las elecciones a la presidencia del club serán el 24 de enero el panorama electoral en el entorno blaugrana empieza un período decisivo. Los actores se van presentando, el argumento de la obra se perfila, pero falta el golpe de teatro definitivo. Hasta el momento, seis socios del Barcelona han manifestado su deseo de optar a la presidencia del club. Uno que parecía seguro ha renunciado y quedan cuatro por pronunciarse en los próximos días. Quince piezas de un tablero apasionante que esperan la aparición en escena de Joan Laporta. A día de hoy sigue callado, pero parte como favorito claro en las encuestas. Esta semana se espera que haga su puesta en escena. A partir de ahí, el paisaje electoral cambiará absolutamente.

Vayamos por partes y empecemos por los candidatos que han confirmado su participación en las elecciones. Son seis. Entre ellos, Víctor Font es quien más tiempo lleva trabajando un proyecto que quiere huir del electoralismo fácil poniendo el acento en los fichajes de dirigentes por encima del de los jugadores. Font, empresario de éxito que ha trasladado su sede de Dubai a su Granollers natal mide sus pasos desde hace años bajo la plataforma Sí al Futur. Cuenta con el beneplácito de Xavi Hernández, de Carles Puyol, de Jordi Cruyff entre otros, pero no en exclusividad. También ha anunciado a Toni Nadal en su equipo y al doctor Ricard Cugat en un intento de primar el proyecto por encima de los nombres.

Font lleva años trabajando en su idea pero es poco popular entre los socios. Un factor que no se sabe si es bueno o malo. Porque otro de los que ha confirmado su participación en la carrera electoral es Toni Freixa. Más conocido y que ha tomado la antorcha de cierto continuismo que ha dejado huérfano Jordi Roche, ex presidente del Girona y de la Federació Catala de Futbol, que finalmente ha decidido no concurrir a la carrera electoral. La parcela conservadora está en juego entre Freixa, Vilajoana (el único ex directivo que compite en la carrera, aunque se distancie de la obra de Bartomeu) y se espera la aparición de Juan Rosell, ex presidente de la Patronal como hombre de orden.

Más allá de Font o de Farré, que ha logrado el milagro de la moción de censura, la carrera electoral no empezará hasta que entre en juego Laporta.

Joan Laporta lleva tiempo callado sin intentar dar pistas en público de su proyecto, consciente de que es el único de los candidatos que no necesita una presentación ante el socio. El ex presidente cuenta con una serie de incondicionales que ven en su figura el recuerdo de los mejores años de a historia del club, mientras que sus detractores, que también los hay, buscan un líder que pueda aglutinar el voto contrario a él.

Ha llegado el momento de saltar a la arena y luchar por un espacio competido. Será la semana que viene casi con toda seguridad con muchas caras nuevas.