BARCELONA

El central Araujo, descartado para el Nápoles

Según ha podido saber AS, el central tiene un esguince de grado dos en el tobillo derecho que le mantendrá unas tres semanas en el dique seco. Es duda para cuartos.

El central Araujo, descartado para el Nápoles

Las malas noticias nunca vienen solas en Can Barça. A la incomparecencia de Arthur Melo este lunes a las pruebas de coronavirus -más tarde se ha conocido que el jugador está en Brasil y que se declara en rebeldía, mientras que el club le abre un expediente-, se ha unido la confirmación de que el defensa del filial, Ronald Araujo, no estará el próximo 8 de agosto ante el Nápole en el partido de vuelta de los octavos de la Champions.

El central, que se lesionó este domingo en la final del playoff de ascenso a Segunda contra el Sabadell, ya empezó a dar las primeras sensaciones negativas al necesitar muletas para no apoyar el pie derecho durante el viaje de regreso a Barcelona.

Según ha podido saber AS, las pruebas posteriores - el club se limitó a enviar un escueto comunicado médico en el que diagnosticaban “un esguince en el tobillo derecho” y subrayaba que es “baja”- ratificaron las malas sensaciones: el jugador sufre un esguince de grado dos en el tobillo derecho. Una lesión que le descarta totalmente para el partido contra el Nápoles, ya que se necesita un tiempo mínino de tres semanas de recuperación. Eso quiere decir, que nos vamos directamente a los cuartos de final de la Champions, que el Barcelona jugaría el 14 de agosto si supera al Nápoles. Su presencia para este partido también sería muy dudosa al estar en el límite de las tres semanas, pero se podría infiltrar en caso de máxima necesidad.

En el club se limitaron a enviar un escueto comunicado médico en el que se diagnosticaban “un esguince en el tobillo derecho” y subrayando sólo que es “baja”.

Por ahora, Quique Setién sólo tiene un central ‘sano’: Gerard Piqué. El resto, está saliendo directamente de la enfermería. El que tiene todos los números para acompañar al catalán en el eje de la defensa es Clement Lenglet, que se está recuperando de unas molestias en la ingle derecha que sufrió en el último partido ante el Alavés. En principio, su recuperación es positiva y no peligra su presencia. En cambio, con Samuel Umtiti todo está en el aire. El central francés lleva más un mes sometiéndose a una terapia con células madre en su rodilla izquierda con el fin de solucionar sus dolores crónicos. A día de hoy es una incógnita saber si estará disponible, y en el caso que lo esté, en qué condiciones exactas llega.

Este es el panorama que se le presenta a Quique Setién, quien seguramente llamará en las próximas horas a uno de los centrales del filial para reforzar al menos los entrenamientos con el primer equipo. Todo apunta que el escogido será Jorge Cuenca, aunque también tiene a Oscar Mingueza en la recámara como alternativa.

Lo que está claro es que la lesión de Araujo le da la razón al técnico cántabro en su decisión final de no ceder a Riqui Puig ni a Ansu Fati en el play off de ascenso a Segunda para no correr ningún riesgo. De hecho, de los dos que acabó cediendo, Araujo y el portero Iñaki Peña, uno ha vuelto lesionado.