BARCELONA

Messi, leyenda: ya está solo en el trono de Zarra

Se convierte en más historia de LaLiga con su séptimo trofeo Pichichi y se queda como líder de una clasificación en la que, durante 67 años, permaneció intocable el mito del Athletic.

Messi, leyenda: ya está solo en el trono de Zarra
ALBERT GEA REUTERS

Messi es más leyenda de LaLiga. Aunque al argentino no le llenan los galardones individuales que llegan sin títulos colectivos, su nombre brilla desde este domingo un poco más en la historia de la competición. Si bien ya lo había igualado la temporada pasada, el argentino ya es líder en solitario de la clasificación histórica de los trofeos Pichichi que premian al máximo goleador del campeonato. Con el de esta temporada, suma siete y pasa por la derecha a Zarra, nombre mítico de la competición que ganó seis trofeos de máximo goleador. Messi ya había ganado los de los años 2010, 2012, 2013, 2017, 2018 y 2019. Excepto en los años 2012 y 2017, siempre acompañó el trofeo Pichichi del título de Liga. El otro asterisco del Pichichi que ha conquistado en 2020 que, por primera vez, no viene acompañado de la Bota de Oro.

No ha sido, sin duda, el año más goleador de Messi. Con 25 goles, unos meses fantásticos en octubre y noviembre (diez goles en cinco partidos) le lanzaron a su séptimo Pichichi, pero sus registros están lejos de los que sumó en otros tiempos. Por ejemplo, los 25 goles de 2020 son la mitad de los impresionantes 50 tantos que marcó en 2012. Los otros Pichichis los había conquistado con 34, 46, 37, 34 y 36 respectivamente. Messi, además, ha vuelto a ser el jugador más completo del campeonato. No sólo han sido sus 25 goles, también sus 21 asistencias. Sus números desde luego, siguen dándole la razón como mejor jugador del mundo, si bien este año se ha quedado sin marcar en los dos Clásicos y él mismo se exige estar al nivel en los partidos importantes como el año pasado, cuando después de hacer una gesta contra el Liverpool, el equipo no terminó de acompañarle en Anfield.

A sus 33 años, Messi confirmó su continuidad en el Barça al menos un año más y el plan del club, de momento y mientras el argentino quiera, es que él lidere el proyecto. Con un equipo que juegue para él como hasta el momento, Messi podría atacar un octavo pichichi. No obstante, la evolución de su juego le ha mandado unos metros más atrás. Con más campo de visión, marca menos pero asiste más. Las 21 asistencias lo demuestran. Pero, sobre todo, lo que quiere Messi es un equipo que vuelva a conquistar LaLiga después de este año blanco.