BARCELONA

Primera sesión del Barça post-confinamiento sin el liderato

Setién, que no pudo contar con De Jong ni Sergi Roberto, lesionados, llamó al lateral derecho del filial, Dani Morer, y dejó fuera al central Chumi y a Saverio. El partido del Real Madrid en Anoeta centró todas las conversaciones.

Primera sesión del Barça post-confinamiento sin el liderato

Quique Setién no podrá contar ni con Sergi Roberto ni con Frenkie De Jong para el partido contra el Athletic de Bilbao de este martes. Ninguno de los dos jugadores saltó al campo en la sesión de este lunes, por lo que están totalmente descartados. Al primero se le espera de cara al partido ante el Celta del sábado, siempre y cuando supere el dolor de la fisura costal que sufrió ante el Leganés, mientras que al segundo habrá que esperar un poco más, ya que se perderá un mínimo de cuatro partidos por una lesión en el sóleo de la pierna derecha.

El entrenamiento del este lunes, el primero sin el liderato desde que se regresó a la actividad tras el confinamiento por la pandemia del coronavirus, contó con la novedad del lateral derecho del filial, Dani Morer, que por primera vez desde el regreso del confinamiento se ejercitaba con el primer equipo. Por su parte, dos jugadores más del filial, el central Chumi y el delantero Kike Saverio, no se ejercitaron en esta ocasión con el primer equipo.

Una jornada, por cierto, donde el partido del Real Madrid en Anoeta centró buena parte de las conversaciones de vestuario. Muchos habían visto en directo el encuentro, pero otros no pudieron, por lo que fueron sus compañeros que les enseñaron con los móviles las jugadas más polémicas del partido. Evidentemente Gerard Piqué fue el gran animador a la hora de ponerle calificativos a la actuación arbitral y desplegar todo tipo de comentarios a las tres jugadas polémicas del encuentro: el penalti a Vinicius, el gol anulado a la Real Sociedad y las manos de Benzema en el gol.

No hay que olvidar que el central catalán fue el primero en dar prácticamente LaLiga por perdida nada más empatar ante el Sevilla (0-0), al asegurar que veía muy difícil que el Real Madrid perdiera algún punto de aquí a final de temporada, dejando abierta la posibilidad de ayudas arbitrales para que el equipo blanco se proclamara campeón.

El partido de Anoeta contribuyó a dar forma a los argumentos de Piqué. La reacción de gran parte de los futbolistas fue más sarcástica que otra cosa, aunque también hubo alguno que mostró directamente su indignación.