BARCELONA

Víctor Font: "Ofrecí ayuda a Bartomeu; no me ha contestado"

El precandidato a la presidencia del Barça descarta, "de todas, todas" las elecciones de 2021, y pide un "frente común" ahora para superar la crisis y luego "transparencia" para conocer la realidad del Barça.

Víctor Font: "Ofrecí ayuda a Bartomeu; no me ha contestado"

El programa Tu Diràs tuvo como protagonista este jueves a Víctor Font, precandidato a la presidencia del Barça que vive estos días de confinamiento en Granollers con su esposa y sus tres hijos. Estos son los temas más interesantes que trató Font en la entrevista. Arrancó por la puesta en marcha del ERTE en las secciones profesionales y del acuerdo con la primera plantilla del equipo de fútbol

¿Usted habría tomado las mismas medidas que Bartomeu?

Seguramente. Es cierto que no contamos con la información necesaria. Ser presidente o tener un cargo de responsabilidad en estos momentos es complicada pero delante de una situación tan excepcional y que supone tanta incertidumbre, tomar medidas como estas se toman en todos sitios. En nuestra empresa hemos tomado las mismas medidas para asegurar que podemos superar la crisis.

-¿Por qué cree que Bartomeu ha necesitado diez días para llegar a un acuerdo?

-La explicación que han dado es que estaban negociando. Yo hago caso a las explicaciones que se han hecho en público. Y una vez esta crisis se haya superado, podremos hacer preguntas y resolver dudas. Lo que es evidente es que esta crisis ha llegado en un mal momento para el Barça. Nosotros estamos trabajando en el proyecto. Lo llamamos la tormenta perfecta porque será el relevo de la mejor generación de la historia del Barça y del fútbol. Llevamos tiempo trabajando porque sabemos que es un reto mayúsculo. Y eso que no sabíamos que vendría esta crisis. Es un elemento más, y grave, en lo que llamamos la tormenta perfecta. Y con el Espai Barça por delante.

-¿Qué le ha parecido la postura de los jugadores?

-Digo que es difícil opinar de ciertas cosas cuando tienes la información que tienes. Ahora hay que hacer frente común, apoyar al que toma las decisiones ahora, que es Josep Maria Bartomeu. Tenemos muchas cosas de las que hablar, las carpetas están abiertas. Pero ahora hay que hacer piña. Cuando la crisis se descencadenó, mandé mensajes a Bartomeu para ofrecerle ayuda.

¿Qué le dijo al presidente?

No me respondió pero supongo y me imagino que son días complicados y que tendría otras prioridades.

¿Qué le ofreció?

Nada en concreto. Tener una conversación porque hemos trabajado durante tiempo. El impacto de estas crisis tiene dos tiempos. El impacto a corto plazo para ajustar las cuentas de este año. Y luego hay un reto a medio y largo plazo. Y como tenemos claro que hay luz al final del túnel, y lo que hay que hacer, pues pensamos que si podíamos tener una charla, podíamos ofrecer nuestros proyectos porque toca hacer frente común con el club.

-¿Esto descarta que haya elecciones este verano?

-Sí, de todas, todas. Yo ya lo descartaba ante esta situación de inestabilidad. Pero ahora hace falta frente común, transparencia para hacer frente a los retos. Ha habido falta de transparecencia y ahora cabe hacer un ejercicio de transparencia en los próximos meses. Primero, saber dónde va a parar el mundo, eliminar incertezas. Ver a qué mundo hacemos frente. Y después, a través del ejercicio de transparencia, que cada uno haga el ejercicio que debe hacer.

¿Le da miedo que esta tormenta se lleve por delante a Messi?

No. Siempre he estado muy convencido de que Messi es tan culé como cualquiera de nosotros. Quiere a la institución por encima de todo y hará lo posible por seguir trabajando aquí. Y lo que tenemos que hacer es trabajar juntos. Hacer el mejor equipo posible y rodearlo del mejor equipo posible porque él, aparte de ser del Barça, quiere ganar. Y eso es lo que hay que hacer.

¿El club está en una situación grave?

El club está en una situación complicada a nivel económico, pero no por el coronavirus. Nosotros explicábamos hace tiempo que el modelo del club está optimizado. El club tiene más de mil millones de ingresos pero tiene que hacer un intercambio Cillessen-Neto que demuestra que tiene encima de él una situación de complejidad económica que nos lo va a hacer más complicado con esta situación. A corto plazo tendremos complicaciones, y por eso hay que hacer frente común. Si fuésemos políticos, tocaría un gobierno de concentración para encontrar soluciones ante estas complicaciones. Tenemos que tener un plan para asegurar que a medio y largo término se pueda conservar este modelo de propiedad, y que al mismo tiempo podamos ganar Champions. Y estos objetivos, a pesar de la crisis, creo que son posibles.

¿Cree que el Espai Barça, en este contexto, es aún viable?

Es uno de los elementos de esta tormenta perfecta y si antes de que esta crisis fuese una realidad, pedíamos transparencia, y pedíamos un referéndum porque el Espai Barça era una necesidad en 2014 y una urgencia ahora. Lo que creemos es que esta nueva situación cambia la realidad a corto plazo y lo que pediríamos es que, primero, no se corra. Habrá que entender cuál es la realidad y, una vez lo tengamos claro, el club podrá hacer un reajuste. Lo que pedimos es transparencia absoluta. Seguramente, y tal como está todo, y teniendo en cuenta que hay elecciones, que cada proyecto de las elecciones explique qué se ha de hacer. Y después habrá una nueva Junta directiva que tendrá que hacer un nuevo referéndum.

¿Habla de frenarlo?

No. Creo que el Espai Barça es ejecutable. Pero hay que ver cómo se plantea después de esta situación.

-Cómo vivió el asunto del escándalo de las redes sociales. ¿Se sintió aludido por las acusaciones de la filtración? Se le señaló como responsable.

Cuando se destapó por parte de la SER y de El País la información, nos cuadraron cosas. Tampoco sabemos por qué hemos tenido que ver con esta actividad porque no tenemos que ver con el pasado ni tenemos enemigos. Lo que esperemos es que una vez se supere esta tormenta, las responsabilidades que hemos pedido, se nos den y sepamos qué ha pasado.

¿Cree que Bartomeu estaba al corriente?

Es lo que tendrían que explicar. No tengo confianza en que la auditoría pruebe nada. Lo que esperaremos es que el presidente y la Junta directiva dé explicaciones más allá de la auditoría. Que expliquen quién contrató la empresa, cuál era su cometido, por qué se dividieron las facturas.

¿Usted será partidario de tener un servicio de monitorización de redes sociales?

Una cosa no tiene que ver con la otra. Una cosa es tenerla y otra cosa es jugar sucio contra rivales o los que te creen que son tus enemigos. Y más, con el dinero del socio.

Xavi habla de usted como un amigo. ¿Es una suerte o una dificultad que Xavi pueda ser entrenador? Porque tendría que tomar decisiones.

No es sólo una suerte, sino un requisito fundamental. Tengo la suerte de conocer a Xavi. No soy amigo suyo de manera independiente al proyecto, sino porque estábamos trabajando en el proyecto. Y nuestra responsabilidad es conocer a los activos y entender de qué manera podían hacer al Barça más grande. La relación de confianza entre las personas que tienen que liderar un proyecto es imprescindible.

¿Qué le pareció que Xavi y Abidal fueran a Doha para ficharlo?

Pues primero fue sorprendente para casi todo el mundo. Tal vez no para Xavi y Abidal Como socio del club, me pareció razonable que el club pensase en Xavi porque es uno de los mejores activos del club. Creo que le cogía pronto. Pero me parece normal que piensen en Xavi.

¿Qué habría pasado con su proyecto si Xavi hubiese fichado?

Pues que hubiésemos seguido trabajando en un proyecto que tenemos en mente.

¿Qué le ha parecido el cambio de Valverde a Setién?

De entrada, digo que un cambio de entrenador a mitad de temporada cuando el entrenador no ha podido hacer una planificación, es complejo. A mí me gusta Setién. Somos partidarios de su fiosofía de juego. Y creemos que se ha dado un paso adelante en según qué dinámicas. Con esta parada, Setién tendrá tiempo para planificar una temporada de éxito.

Tiene contrato hasta 2022.

Sí, pero tiene una cláusula de salida. Nosotros creemos en un proyecto que esté bien trabajado. Se trata de tener muy bien trabajado el tema de la toma de decisiones y no se trata de improvisar. Nosotros queremos demostrar a los socios que nuestro proyecto es el mejor y haremos porque nuestro entrenador sea Xavi.

¿Usted sería partidario de que las competiciones acabasen tal y como están?

Creo que, en este caso, los intereses económicos harán que las competiciones se acabarán. Es probable que, en función de cómo evolucione todo, acaben en condiciones tal vez no ideales para la gente. Pero si se ha de acabar la temporada, se hará aunque sea a puerta cerrada. El agujero económico del Barça dependerá mucho de eso porque los principales ingresos vienen de televisión.

Con la que está cayendo, escuchamos nombres como Lautaro y Neymar.

Cuando hago referencia a los ejercicios de transparencia, es por eso. En los próximos tiempos debemos acostumbrarnos a vivir en un escenario más racional.