SELECCIÓN ESPAÑOLA

Cracks del Siglo XXI: Navarro

El mediapunta de la Real Sociedad, de 17 años, está llamado a llegar a La Roja en unos años. 16 partidos ya en Segunda B a las órdenes de Xabi Alonso.

Cracks del Siglo XXI: Navarro

Robert Navarro (Barcelona, 2002) es uno de esos futbolistas llamados a prolongar el estilo de juego que tantos éxitos le ha dado a la Selección española en este siglo. En un fútbol cada vez más físico, este fino mediapunta conserva el descaro de los jugadores con duende. “Aprendí a regatear con vídeos de Youtube”, confiesa. Esa es una de las virtudes que le convierten en imprevisible. Su fútbol es de toque, asociativo, pero posee un uno contra uno endiablado. De hecho, aunque su demarcación favorita es detrás del punta, le gusta caer con frecuencia a las bandas para encarar a los rivales.

Creció admirando el fútbol de Iniesta y pronto siguió sus pasos entrando en la escuela del Barcelona, guiado siempre por su padre exfutbolista (jugó muchos años en el Sant Andreu y L’Hospitalet). Precisamente fueron las exigencias laborales de su padre, nacido en Pamplona, las que le obligaron a cambiar de aires: volvió a casa para empezar un negocio familiar. Robert entró entonces en Osasuna, donde brilló y volvió a despertar la atención del Barcelona en infantiles.

Tras varias temporadas en La Masia, el Barça no terminó de realizar una apuesta decidida por él cuando cerró su etapa en cadete. Navarro volvió a hacer las maletas y se marchó al Mónaco. En el Principado Henry le convirtió en el futbolista más joven de la historia en debutar en el primer equipo monagesco, pero con la marcha del francés se redujo la apuesta por los jóvenes y este verano, tras un año fuera, decidió que lo mejor era volver a España. Con múltiples ofertas sobre la mesa, se decantó por la de la Real Sociedad, que le ofreció un ambicioso proyecto de futuro.

Ahora se curte en el filial donostiarra a las órdenes de Xabi Alonso, en el grupo II de 2ªB. A pesar de su juventud (aún está en edad Juvenil), ha disputado este curso 16 partidos en la categoría de bronce (dos goles y dos asistencias). Es una pieza clave en el buen funcionamiento de la Real Sociedad B (quintos a tres puntos del playoff).

Esta experiencia le está sirviendo para convertirse en un jugador mucho más completo. Robert Navarro une cada vez más a su exquisita técnica una capacidad atlética que le permita competir contra rivales fuertes en el apartado físico. Busca convertirse en un futbolista total. Aún tiene camino por recorrer, pero su nombre está marcado para dar continuidad al estilo de La Roja dentro de unos años…