ESPANYOL

Lombi: “Jugar en el RCDE Stadium es el sueño de mi vida”

“Cuando alguien está donde quiere estar se le nota, es feliz”, proclama la jugadora, que regresó al Espanyol en enero tras haberse retirado por su sentimiento perico.

Lombi: “Jugar en el RCDE Stadium es el sueño de mi vida”
RCD Espanyol

Conquistó a la afición del Espanyol al completo el pasado mes de julio, cuando anunció su retirada del fútbol al no poder volver a jugar en el club de sus amores. Un deseo que finalmente pudo reconducirse y cumplirse en el pasado mercado de invierno, cuando volvió a calzarse las botas y la camiseta blanquiazul. Anair Lomba, ‘Lombi’, lo puso en común con sus seguidores, este martes, en una entrevista a través de Instagram en la cuenta del club.

De “muy ilusionante”, calificó Lombi su regreso al Espanyol. “Cuando alguien está donde quiere estar se le nota, es feliz. Yo tenía muchas ganas de volver y lo intento disfrutar muchísimo”, añadió, con una sonrisa de oreja a oreja, que no le borra ni la clasificación de las pericas, colistas en la Liga Iberdrola, a pesar de lo cual destila optimismo. ¿Se salvará el Espanyol? “Yo creo que sí. Si no lo pensase, estaríamos fastidiados”, resolvió.

Estimó Lombi que “al haber llegado más tarde, quizá tengo la mente más limpia, veo las cosas con más optimismo. Está muy complicado, pero es posible. Mientras las matemáticas lo digan voy a pensarlo, y cuando no lo digan van a tener que matarme para creerlo”. Y abundó: “Creo que antes de este parón estábamos en un buen momento físico y a nivel de equipo, aunque los resultados no lo dijeran. No sé cómo nos puede afectar pero sí me tranquiliza mucho ver que mis compañeras están trabajando”.

Al no militar la temporada pasada en el Espanyol, no pudo Lombi participar del Espanyol-Atlético de Madrid que se jugó hace un año en Cornellà-El Prat. “Es una espinita que tengo clavada. Lloré mucho el día que jugaron ellas. Jugar en el RCDE Stadium es el sueño de mi vida”, reconoció. Y, acto seguido, hizo autocrítica: “Si malamente metemos 200 ó 300 personas, como mucho mil, en la Dani Jarque, no podemos jugar en el estadio”.

Del nuevo convenio regulador del fútbol femenino, opinó que “es de justicia. Cuando le dedicas tantas horas a algo y lo conviertes en tu trabajo, te mereces unas condiciones mínimas que nosotras no teníamos. Ahora debemos seguir trabajando para que estas condiciones mejoren todavía más”, proclamó.

Finalmente, explicó Lombi cómo a los 13 años abandonó sola su Galicia natal. “Toda la vida había jugado con niños, pero en Galicia a los 14 no te dejaban. Había jugado un amistoso en Barcelona, alguien me vio y quería ficharme como fuera. La única opción era que me pagaran un colegio. Estuve un año en un internado y al siguiente me acogió la madre de una compañera de equipo. Ya después mis padres se vinieron y me fui a vivir con ellos”, relató. Y así, hasta conseguir ser una de las futbolistas más queridas del Espanyol: “La primera vez que vi con una camiseta mía a alguien que no era de mi familia lloré”, culminó.