Las Palmas

Las Palmas cuenta con el sexto mayor límite salarial de Segunda División

LaLiga ha hecho oficial las actualizaciones de los límites salariales que tiene cada plantilla tras el cierre del mercado invernal de fichajes

Las Palmas cuenta con el sexto mayor límite salarial de Segunda División
Carlos Diaz-Recio DIARIO AS

Tras un mes de enero de grandes movimientos en materia de fichajes en la mayoría de los equipos de Primera y Segunda División, La Liga ha publicado el reajuste de los costes de la plantilla deportiva de cada uno de los 42 equipos, una vez se ha cerrado el mercado.

En este apartado, la UD Las Palmas es el sexto equipo de la categoría que más gasta en los sueldos de los jugadores, con 12 millones de euros, por detrás de equipos como el Girona (29M€), Rayo Vallecano (21M€), Almería (18M€), Huesca (17M€) y Deportivo de La Coruña (13M€). A tenor de lo presupuestado, el equipo amarillo debería estar o pelear por los playoffs de ascenso. El caso opuesto es el de la Ponferradina que, con 4 millones de euros, es el conjunto más barato de la categoría.

De esta manera, como dijera el director deportivo de la UD, Rocco Maiorino, la semana pasada en AS, el club ha conseguido estabilizar las cuentas tras una enorme inversión la temporada pasada: “Al principio de la temporada la UD tenía muchos problemas económicos. El trabajo que tenía que hacer consistía en poner en positivo el presupuesto, algo que hemos logrado, y mejorar el equipo, que también”.

Tope de gasto. El límite salarial comprende, entre otras cosas, los sueldos de los jugadores, del primer y segundo entrenador, el preparador físico, el gasto de los equipos filiales, la cantera, etc. Se incluyen tantos los salarios fijos como las variables, las primas colectivas, la seguridad social, las amortizaciones y los gastos de adquisición, en lo que se tienen en cuenta las comisiones que se dan a los representantes. Su cálculo se realiza a partir de la diferencia entre ingresos (televisivos, comerciales, patrocinio, etc.) y los gastos estructurales (los ya mencionados). A partir de ahí, es cada club quien impone su propio límite salarial (el cual puede bajar si así lo desea para invertir dinero en otras partidas como las obras en un estadio), debiendo cumplir con las normas del control económico de La Liga y que, posteriormente, sea aprobado por el Órgano de Validación.

En el caso de nuestra liga, este control se realiza varias veces durante la temporada. Por ejemplo, a finales de abril, los equipos hacen una propuesta del límite salarial de cara a la ventana de mercado estival y la patronal durante el mes de mayo aprueba o modifica dicha cifra ajustándola a las posibilidades financieras.