REAL VALLADOLID

El Pucela es el equipo que juega más atrás de la Liga

Únicamente un 23% de su fútbol es en el último tercio del campo. Pese a ello, su buen rendimiento le sitúa con ocho puntos sobre el descenso.

El Pucela es el equipo que juega más atrás de la Liga
CESAR MANSO AFP

Que el Real Valladolid sea el segundo equipo que menos goles marca en toda la Primera División (19, empatado con Espanyol y Celta) no es algo casual. Que sea el sexto que menos encaja (25), tampoco lo es. Todo viene de su comportamiento, de su disposición y de su buen hacer.

Después de 23 jornadas, el Pucela es el sexto equipo con menor porcentaje de posesión media de la Liga y es el que ocupa durante menos tiempo el último tercio del campo. No obstante, el compromiso probado por el grupo en cada partido se está viendo traducido en un buen rendimiento defensivo.

Si se tiene en cuenta el posicionamiento medio de los blanquivioletas, el equipo de Sergio González es el que menos tiempo pasa en el último tercio del campo de toda la Primera División: pisa posiciones de ataque solamente un 23% del tiempo. Mientras tanto, es el cuarto equipo que más tiempo pasa en sus propios dominios, en la zona defensiva (un 31%), y el tercero que más ocupa el centro del campo (un 46%).

Posesión escasa

Estos datos, añadidos al 46,3% de posesión media por partido, abocan a los blanquivioletas a correr mucho defendiéndose de las acometidas de sus rivales. No obstante, que es un equipo que defiende bien es algo que constata el hecho de haber recibido únicamente 25 goles en 23 jornadas, pero también algunas estadísticas de carácter individual. No en vano, Kiko Olivas es, después de Casemiro, el jugador con más balones recuperados de toda la Liga (43), mientras que Salisu es el tercer futbolista con más disparos bloqueados (19) y el que más despejes ha realizado (119).

No cabe ninguna duda de que la fatiga que demuestran los jugadores del Real Valladolid en los minutos finales de los partidos, tan comentada (sobre todo) durante la racha reciente de nueve jornadas sin ganar, puede tener como base alguna de estas circunstancias.

Asimismo, guarda relación con la planificación desarrollada por el cuerpo técnico a largo plazo, que, como ha reconocido Sergio en alguna ocasión, prevé un pequeño valle de rendimiento en esta época de la temporada, con el fin de apurar el estado físico en los últimos meses del curso, tramo en el que se pone todo en juego.

Con todo, las estadísticas anteriores no han ido en deterioro de la situación del equipo en la clasificación, puesto que ni siquiera en sus peores momentos el Real Valladolid ha entrado en posiciones de descenso. De hecho, actualmente se encuentra con ocho puntos de ventaja sobre la zona caliente, más que hace un año a estas alturas, a pesar de que tiene los mismos puntos que entonces: 26.

Presión avanzada

En las últimas semanas se ha notado en el juego blanquivioleta un posicionamiento más avanzado que el citado, con una mayor presión sobre la línea defensiva rival (antes difícilmente los mapas de calor reflejaban ocupación en el último tercio del verde). Cabe destacar que el hecho de tener poco el balón no ha disminuido opciones de ganar en partidos como el del Villarreal, el tercero con menos posesión en lo que va de curso (34,3%).