ALMERÍA 0-RACING 1

1x1 del Almería: hacen agua a nivel defensivo

Ataque de entrenador de Guti: un mediocentro en el eje de la zaga, un central como lateral y la doble 'Ñ' sólo para el segundo acto. Mejor cara en la segunda mitad, pero sin disparar el gatillo

- Fernando. El meta murciano poco pudo hacer en el tanto visitante. No tuvo mucho más trabajo en el resto de la partida. No parece que su puesto peligre a pesar de que un campeón europeo, como Sivera, empuja.

- Costas. El jugador propiedad del Celta se está mostrando muy dubitativo en sus tres encuentros con la elástica rojiblanca. En los dos partidos que actuó como central estuvo regular. Frente al Racing hizo las labores de lateral diestro, por delante de Romera, debido a las bajas por lesión de Balliu y Francis. Se le vio nervioso tanto en ataque como en defensa, volviendo a errar en controles y pases.

- Maras. El balcánico parece otro al que actuó con Pedro Emanuel, no mostrando esa contundencia de un líder de una zaga que aspira a ascender a Primera División. No se entendió bien con su compatriota Petrovic. En el minuto 8 puso un muy buen balón aéreo a Villalba.

- Petrovic. El centrocampista serbio regresó a la defensa tras colocar el técnico local a Costas de lateral derecho. Estuvo mal posicionado en la jugada que provocó el 0-1, algo impropio de un jugador de su nivel. Se le vio sufrir mucho. En los últimos minutos fue el encargado de iniciar jugada.

- Iván Martos. El lateral de Manresa está yendo de más a menos esta temporada. No es ese zaguero que destacó como central zurdo con línea de cinco. Eso sí, fue de lo más potable en la dubitativa defensa almeriense.

- Aguza. El catalán fue la gran novedad en el once de José María Gutiérrez. Formó el mediocentro junto a César de la Hoz, una de las mejores parejas de las numerosas que han actuado en la sala de máquinas del cuadro almeriense durante este curso. Sin embargo, el '5' estuvo lejísimos de su mejor nivel, siendo sustituido al descanso.

- De la Hoz. Regresó a la titularidad y lo hizo pasando desapercibido. Gutiérrez volvió a darle la oportunidad en detrimento de un Kaptoum que demostró mas que el cántabro a pesar de que éste contó con más del doble de minutos. No fue ese pegamento entre la línea defensiva y la zona de creación.

- Appiah. El inglés encadenó su tercera titularidad gracias a su notable encuentro en tierras sorianas. Ante el Racing bajó una marcha sin ser ese futbolista desequilibrante que se espera del futbolista nacido en Holanda. Se quedó en la caseta en paso por vestuarios para que su equipo acumulase más futbolistas por el medio.

- Villalba. El valenciano volvió a partir de titular, de nuevo, desde el centro. Suspendió como el resto de sus compañeros, notándosele más cómodo cuando tuvo por delante a dos puntas. Con Vada dirigiendo el juego rojiblanco en el segundo acto, creó peligro yéndose hacia el centro para dejarle el carril a David Costas y luego desdoblando a este. Tuvo el empate a seis minutos para el final.

- Lazo. El gallego generó peligro, pero no el suficiente que debería un futbolista de sus características. Volvió a hacer de sus diagonales su mejor arma, probando a Luca Zidane desde lejos, destacando su disparo peligroso en el 72'. No llegó a conectar con Darwin Núñez ni con Juan Muñoz. Y sin ese tridente, el Almería pierde mucho.

- Darwin Núñez. El uruguayo realizó uno de sus partidos más pobres en esta aventura europea. Lo que quedó claro es que es mucho mejor futbolista cuando tiene a otro delantero a su lado, sientiéndose más cómodo en la segunda parte con la entrada de Juan Muñoz. Delantero top, al rival le tiemblan las piernas cuando pisa el área, aunque no tuvo esas cabalgadas de otros encuentros.

- Vada. El mejor del Almería, notándose una barbaridad su entrada al terreno de juego. Fue el encargado de dirigir el juego almeriense, aunque no lo tuvo nada fácil ante un Racing encerrado. Además, mostró su carácter, echándose al Almería cuando más lo necesitaba Su actuación merece la titularidad la próxima semana en Huesca.

- Juan Muñoz. Aunque tampoco rayó a su nivel esperado, los rojiblancos notaron para bien su entrada en el segundo acto. Comos siempre, volvió a bajar para recibir y generar dudas en la defensa rival. Además, provocó varios desmarques de ruptura que estuvieron a punto de cuajar.

- Kaptoum. Fue uno de los 'castigados', quedándose en el banquillo. En la última media hora refrescó el centro del campo para aportar más en ataque que César de la Hoz. Le cubrió las espaldas a Vada, aunque no dudó en ser vertical para generar superioridad en ataque.