REAL SOCIEDAD

Caso cerrado: Januzaj y Willian José se quedan

La Real decide finalmente no aceptar ninguna propuesta por esos jugadores y apuesta por el bloque de principio de liga.

Caso cerrado: Januzaj y Willian José se quedan
PHOTOGENIC/MIGUEL ANGEL SANTOS DIARIO AS

Willian José se queda. Adnan Januzaj se queda. Caso cerrado. Después de tanto marear la perdiz, uno con menos tino que otro, al final ninguno de los dos se va a mover de la Real Sociedad en este mercado de invierno y terminarán la presente temporada vestidos de azul y blanco. Otra cosa es lo que vaya a pasar en verano, cuando todo apunta a que pondrán fin a sus etapas en San Sebastián. En el club donostiarra están cansados ya de tanto vaivén, consideran que para jugar en la Real se necesita un poco más de compromiso, y no estar constantemente con la espada de Damocles encima de la mesa, amenazando con que van a tener una buena oferta para poder marcharse.

Pero en este mercado, el club donostiarra ha tomado la decisión definitivamente de seguir contando con ambos jugadores en lo que resta de temporada. Ya no hay plazo material para cerrar sus salidas y buscar posibles sustitutos. Pero lo cierto es que durante gran parte de este mes de enero, tanto Januzaj como Willian José han estado más fuera que dentro de la Real. Los agentes de ambos jugadores comunicaron su decisión firme de abandonar el club, pero lo hicieron de forma diferente. Porque mientras el belga fue de frente, el brasileño decidió negociar a espaldas de la Real y presionar cuando tenía un acuerdo con el Tottenham negándose a jugar el partido de Copa contra el Espanyol.

Ante la demanda de ambos jugadores, la Real se vio obligada a escuchar ofertas y negociar por su salida. Con Januzaj hubo interés de la Roma, que sólo lo quería cedido mientras en San Sebastián querían una venta. No llegó a haber negociación porque el equipo romano se decantó por la opción de Carles Pérez, y el agente del jugador belga no llegó a presentar ninguna oferta en los términos que demandaba la Real. Ante esa tesitura la Real decide no debilitarse quitándose a uno de los jugadores con más calidad de la plantilla, y ahora le corresponde a Imanol enchufarlo de nuevo para que se vea su mejor versión, como ya hiciera el oriotarra en su primera etapa en el banquillo realista, cuando sustituyó a Eusebio.

La situación de Willian José, no se le escapa a nadie, es mucho más delicada. La negociación infructuosa con el Tottenham, y su actitud, le ha dejado marcado. Y ahora la Real deberá trabajar para reconducir su posición ante la afición, siendo el brasileño el primero que debe dar un paso al frente pidiendo perdón públicamente. De momento, Imanol ya le ha castigado dejándolo fuera de la convocatoria en dos partidos consecutivos. Los Spurs nunca han llegado a lanzarse seriamente a por Willian José, al que convencieron con una suculenta oferta. Porque sus ofertas nunca se acercaron siquiera al mínimo que pedía la Real, que quería sacar 37 millones de la operación (22 para los donostiarras), toda vez que pensar en cobrar los 70 millones de euros era una utopía. La primera oferta fue ridícula y después no han llegado a pasar de 20 millones. La Real sentía que no podía aceptar ninguna de esas propuestas, por mucho que la situación pareciera irreversible por la posición de fuerza del brasileño.

Los agentes del jugador siguen presionando hasta el final, moviéndolo incluso entre otros clubes como el West Ham y el Barcelona; pero los primeros solo querían una cesión que no aceptaba la Real, y los segundos ni entraron a valorar el ofrecimiento. En las últimas horas, los agentes han vuelto a hacer otro intento en la Premier League ofreciendo a Willian José al Manchester United, que solo valoraría la opción como cedido, algo que la Real no contempla, porque quiere sacar rendimiento de su salida, y no a cualquier precio. No parece una opción sencilla, menos en el último día de mercado. Los donostiarras no han movido su posición, y eso que el Tottenham pensaba que la situación era tan delicada que la Real tendría que rectificar y claudicar a su necesidad de venderlo para evitar males mayores. No ha sido así, y sin más contactos en toda la semana, los ingleses han tenido que dar por rotas las negociaciones. Así que Willian José, salvo giro drástico de última hora que nadie se atreve a descartar en el último día de mercado, no se mueve de la Real, que en todo momento ha defendido sus intereses por encima de la actitud de su jugador, al que si finalmente acaba quedándose tendrá que volver a integrar en el grupo. Porque una cosa es malvenderlo, y otra bien distinta regalarlo. Trabajo hay por delante.