Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Euroliga
  • Liga Portuguesa
  • Liga Holandesa
LaLiga Santander
Serie A
Inter Inter INT

-

Roma Roma ROM

-

Bundesliga
Ligue 1
Lille Lille LIL

-

Brest Brest BRE

-

Nîmes Nîmes NIM

-

Lyon Lyon LYO

-

Euroliga
Zenit San Petersburgo ZEN

-

Asvel Villeurbanne AVI

-

Fenerbahce FNB

-

Alba Berlin ALB

-

Panathinaikos PAN

-

Olympiacos OLY

-

Liga Portuguesa
Liga Holandesa
Ajax Ajax AA

-

Willem II Willem II WII

-

Las Palmas

Maikel Mesa y cómo “disfrutar de las cosas más simples”

El centrocampista tinerfeño vuelve a estar disponible cinco meses después. “Me encuentro al 100% y a disposición de Pepe Mel”, sentencia.

Maikel Mesa y cómo “disfrutar de las cosas más simples”
Carlos Diaz-Recio

Mucho hay que echar la vista atrás, casi cinco meses y un verano de por medio, para ver a Maikel Mesa vestido de corto. Aquel 25 de mayo, contra Osasuna, queda ya muy lejos. Ahora, esa grave lesión es acaso un mal recuerdo. “Estoy perfecto, ya no siento molestias y tengo la espalda como si tuviera 15 años”, anunciaba hace unos minutos el propio futbolista en la sala de prensa de Barranco Seco.

Reconoce Mesa que esta lesión le ha hecho “más fuerte mentalmente”. Insiste este bravo centrocampista en que ha tenido que ir “pasito a pasito”: “Hoy he superado otra prueba más, como es estar sentado aquí. Ahora sé a lo que me enfrento. Por suerte, aquí estoy”.

En cualquier caso, ocurrió que las molestas de espalda de Maikel Mesa venían de lejos. “La temporada lo venía arrastrando, pero no terminaba de mejorar. No fue algo repentino”, recuerda. Tampoco mejoraba a comienzos de verano. “No terminaba de mejorar ni de estar totalmente a gusto. No fue repentino, y en la pretemporada tuve que tener algo más de cautela. Cuando empecé era imposible, fue algo muy duro. Con la operación adelanté muchísimos plazos, pero como venía arrastrando esos problemas se hizo largo. Lo quiero dejar atrás ya”, añadió.

Muchas horas trabajando en soledad, con la única compañía del personal médico y las máquinas del gimnasio o los materiales de fisioterapia, le llevaron al inicio del viaje. Regresó a un pasado donde lo más simple es lo único que importa. “Tras pasarlo muy mal ahora estoy disfrutando del día a día, de entrenar, de las cosas más simples del fútbol. Con la normalidad no lo valoras. Estoy como un niño pequeño”, insistió ilusionado. Ganó la batalla mental y ahora le queda librar otra sobre el césped: “El ritmo se coge jugando por mucho que entrenes. En ese sentido he llevado a cabo un trabajo muy duro con los recuperadores, y me encuentro fuerte. Solo me falta empezar a jugar. Psicológicamente también estoy muy bien”.

Lugar. Le toca ahora a Mesa buscar su lugar en equipo que, pese a la plaga de lesiones, la suya incluida, empieza a gustarse aunque con un amplísimo margen de mejora: “Estamos teniendo una idea de juego. En Cádiz la llevamos a cabo, pero ellos fueron más eficaces, que al final es lo que vale. El equipo está muy bien, creando juego y ocasiones”. Toca, en cualquier caso, potenciar la sensación de inviolabilidad del Estadio de Gran Canaria ante un Fuenlabrada “nadie esperaba tan arriba. Lo está, además, por méritos propios”. “En casa tenemos que ser muy fuertes. El Fuenlabrada tiene que sentir, en el EGC, que somos un equipo muy importante en esta categoría”.

Podría volver a jugar este domingo, aunque no sabe cómo. “No he hablado con Pepe Mel sobre qué quiere de mí. Tenía la cabeza para bastante poco que no fuera recuperarme, así que no le doy vueltas a eso”, confesaba antes de defender sus ganas y polivalencia: “Me puedo adaptar a bastantes posiciones del campo. Ayudaré donde el míster crea. En cualquier sitio lo intentaré dar todo”. Le toca, además, devolver el cariño recibido por parte de la afición amarilla, de quien es uno de los favoritos. “Estoy contentísimo, claro, y con ganas de darle mucho a todos nuestros aficionados”, les dijo Mesa. Su ayuda, reconoce, es imprescindible: “Se lo merecen. Tengo que dar las gracias. En un momento tan malo, recibir tantos mensajes de apoyo es algo importantísimo. Por ellos tenía que volver, y hacerlo bien. Tengo muchas ganas de empezar”.

En medio de la polémica arbitral que salpica a la UD, quiso lanzar un mensaje de cordura: “Los futbolistas tenemos que mantenernos al margen. No podemos cambiar nada. Si empezamos a lamentarnos pondremos piedras en nuestra propia mochila. Lo mejor es olvidarlo”.