Competición
  • Champions League

REAL SOCIEDAD

Tranquilidad en la Real con el parte médico de Oyarzabal

Se descarta cualquier lesión grave en su tobillo y podría llegar a jugar incluso la semifinal del jueves

Mikel Oyarzabal controla un balón durante el partido del Europeo sub-21 entre España y Bélgica.
MIGUEL MORENATTI DIARIO AS

Respiran tranquilos en la Real Sociedad. Porque cuando vieron la lesión que sufrió Mikel Oyarzabal con la selección sub-21 contra Polonia saltaron todas las alarmas, por lo aparatoso de la acción y por los gestos de dolor del realista, un jugador poco dado a las exageraciones. Encima abandonó llorando y en camilla el terreno de juego, algo que no ayudaba a tranquilizar los ánimos del entorno txuri-urdin. Pero las noticias que llegan desde la concentración de ‘La Rojita’ son esperanzadoras, porque Oyarzabal no sufre ninguna lesión de gravedad en su tobillo derecho.

“Tras las pruebas realizadas al jugador Mikel Oyarzabal, se descarta que sufra una lesión de gravedad y se ha comenzado un tratamiento médico dirigido a ayudar a su recuperación. El jugador está a la espera de ver su evolución en las próximas horas”, señala el parte médico emitido por la selección española sub-21. De hecho, tan positivas son las noticias que los galenos de la selección no llegan, incluso, a descartar que el eibarrés pueda llegar a estar disponible para el partido de semifinales del próximo jueves.

Los médicos de la Real han estado en las últimas horas en permanente contacto con el propio Oyarzabal para conocer las sensaciones que tenía en su rodilla, recibiendo buenas perspectivas, porque ya esta mañana el jugador de la Real se levantaba con menos dolor y podía hasta apoyar el pie derecho, por lo que ya se descartaba que tuviera alguna estructura o los ligamentos afectados. El parte médico lo ha descartado, algo de lo que se ha informado también a la Real, que ha respirado tranquila porque no sufría nada grave uno de sus jugadores santo y seña de la primera plantilla. Y es que un principio se temió lo peor, llegando a decirse que podía tener el peroné tocado o, incluso, hablando de meses de lesión. Oyarzabal está bien, pero parece hasta un milagro para un jugador que lleva un curso de lo más exigente, llegando a acumular más de 50 partidos, jugados siempre con mucha intensidad, como es habitual en él.