Síguenos

Surf

Se graba, sin saberlo, con uno de los animales más peligrosos del mundo

La chica, de vacaciones surferas en Bali, se ha hecho viral en TikTok al subir un vídeo tocando un pulpo de anillos azules sin saber lo que hacía.

Se graba, sin saberlo, con uno de los animales más peligrosos del mundo
@kaylinmarie21 TikTok

Uluwatu es un paraíso del surf ubicado en Bali (Indonesia) hasta el que se desplazan miles de turistas y surfistas cada año. No en vano, allí hemos visto desde el seleccionador nacional, Luis Enrique, hasta los mejores surfistas del país como Marcos Heinrich, en este caso enfrentándose a olas más grandes.

Una de esas personas, Kaylin Phillips, tuvo hace tres años (aunque se ha hecho viral ahora, que es cuando lo ha subido a redes) una de las experiencias de su vida, pero no por el surf y las olas como la mayoría, sino por el encuentro con un diminuto animal que podría haber puesto fin a su vida y con el que estuvo jugando.

El caso es que la turista grabó un vídeo con un pequeño pulpo que medía como la mitad de la palma de su mano y tenía la piel con el cuerpo marrón y círculos oscuros. Investigando a posteriori en Internet, pudo averiguar que se trataba de un pulpo de anillos azules, el cual "a pesar de su pequeño tamaño almacena suficiente veneno para matar hasta 26 personas adultas en pocos minutos con pequeños mordiscos que a menudo son indetectables [...] las víctimas no empiezan a saber que han sido envenenadas hasta que empieza la parálisis".

Así, en el vídeo que ha subido recientemente a TikTok añadía un pequeño texto que decía "ir a Bali y, sin saberlo, coger a uno de los animales más peligrosos". En el copy también ponía "3 horas más tarde llamé a mi padre llorando". Ya lleva casi 10 millones de reproducciones:

Según cuenta la propia protagonista, en su caso se encontraba de viaje de investigación sobre bienestar animal y, en un par de días libres que tuvieron, decidieron poner rumbo a este paraíso del surf y la aventura. Durante su escapada tuvieron encuentros con muchos animales, pero no fueron conscientes de que había tenido en sus manos a uno de los animales más venenosos del mundo. Tanto es así que, según Ocean Conservacy, "no existe antídoto conocido para los pulpos de anillos azules, aunque se puede salvar a la víctima si inmediatamente recibe respiración artificial".