BeTech: noticias de tecnología

Estás leyendo

5 cosas que ya no necesitamos llevar en verano gracias al móvil

VERANO MÓVIL

5 cosas que ya no necesitamos llevar en verano gracias al móvil

5 cosas que ya no necesitamos llevar en verano gracias al móvil

¿Para qué cargar con el portátil, los mapas, la radio si ya lo tenemos todo dentro del smartphone?

Julio significa verano. Verano significa calor. Calor significa vacaciones. Y vacaciones significan -con suerte- poder irse de viaje a cualquier parte del mundo, aunque lo usual son los destinos playeros. Pero ya sabéis lo que eso implica, no sólo es meter el bañador y poco más, sino cargar con un listado de objetos tanto necesarios según el destino como también para entretenerse. Un listado que cada vez es más pequeño gracias a los smartphones y sus capacidades multitarea. Veamos cuáles son los que ya no podemos dejar en casa:

 

La guía de mapas

Antaño era habitual ver en la parte trasera de los coches la guía Michelín y otras parecidas -de hecho había anuncios de TV, aunque ya no los vemos-, guías en papel muy exhaustivas que contaban cada kilómetro de carretera en España. Pero la tecnología de los móviles actuales es tal, que incluso hay quienes ya no utilizan su viejo TomTom porque tienen el GPS del móvil con Google Maps, que informa metro a metro y además permite planificar rutas de forma exacta gracias a su vista a pie de calle, algo imposible antes. Y para los que echen de menos la guía Michelín, se siguen imprimiendo, aunque la app es más rápida de consultar y evita ‘dar el cantazo’ consultando un mapa físico en plena calle a lo guiri total.

El portátil

Se supone que las (siempre cortas) vacaciones de verano son para descansar, relajarse, huir del trabajo y de la realidad diaria. Pero tenernos de dos semanas a dos meses sin Internet es para algunos un castigo digno de la Santa Inquisición. La ventaja de llevarse el portátil era para esto mismo, para estar conectados, navegar por Internet, aprovechar las rebajas online, estar al tanto de las redes sociales, etc. Pero ahora con los móviles se antoja algo que sobra, ya que todo lo citado antes lo podemos hacer desde el smartphone y más rápido gracias a las apps dedicadas. Además, ¿y si el WiFi del hotel hay que pagarlo? En el móvil sólo hay que encender Datos y punto.

El dvd portátil para los niños

Para los niños y para los no tan niños debemos aclarar. A veces al mediodia, cuando el sol está en plan fuego infernal, lo mejor es quedarse en el apartamento, habitación de hotel, etc. Pero si no tenemos sueño para una siesta y/o si tenemos niños, una forma de entretenernos y entretenerlos es poner una película. Antes eso era llevarse un mini-DVD, los discos y rezar porque la TV del hotel tuviese una entrada libre. O directamente meter las pelis en un portátil y usar su pantalla. Ahora basta con una tablet de 7-10 pulgadas hasta arriba de films a 1080p y ya se resuelve el problema, por si la pantalla del móvil parece muy pequeña. Y además con la opción de no perderse nada de Netflix, HBO, Amazon Prime TV y demás servicios VOD.

La cámara de fotos

Vale, para los que estén ahora frunciendo el ceño diremos que nunca una cámara de móvil podrá compararse a una cámara profesional de esas de 2000-5000 euros. Pero la gran mayoría de veraneantes no son fotógrafos expertos y se conforman con que las fotos que saquen salgan bien y enfocadas. Las cámaras digitales fueron hace muchos años un mercado que en estas épocas vendía mucho, ya que evitaban el cargar con una cámara de carrete. Pero con la calidad de las cámaras de móvil cada vez mayor, las cámaras digitales intermedias se quedaron en un segundo plano arrinconadas. ¿Para qué cargar con una cámara de 200-300€ si tienes un iPhone 7, un Galaxy S8 o la cesar odoble con lente Leica de los Huawei P9 y P10? Además la comodidad extrema de sacar la foto con el móvil y subirla a Instagram al instante para posturear un rato.

El iPod / Mp4

Muchas horas por delante, sobre todo tirados en la arena si vais a la playa, requieren de cosas como un eBook o un Mp3 para hacer más llevadera la experiencia. Pero aunque el mercado de los reproductores musicales sigue con buenas ventas, la facilidad de tirar del móvil, ponerle auriculares y elegir la música sustituye a la de acordarse de meter el iPod o Mp4 en la maleta y acordarse también de recargarlo. Es más habitual ver a alguien en la playa escuchando música en su móvil que en un reproductor digital, sobre todo si es un fan de Spotify y similares. ¿Recordáis esa época en que nos llevábamos el discman a la playa con todo el cuidado para no llenarlo de arena? Qué tiempos aquellos…

 

0 Comentarios

Mostrar