A lo largo de unos 200 km, la costa del Algarve se divide en ensenadas, acantilados, grutas, playas rocosas y amplios arenales, y todos ellos bañados por aguas límpidas, cálidas y tranquilas.

Álvaro Piqueras