FRANCIA

Detienen a un intruso que entró en casa de Neymar para transmitir la "palabra de Dios"

El arrestado llevaba una mochila con varias Biblias y consiguió saltar el muro el pasado sábado. Ha sido internado en un centro psiquiátrico.

Detienen a un intruso que entró en casa de Neymar para transmitir la "palabra de Dios"
BENOIT TESSIER REUTERS

Neymar, que este lunes ha lamentado en las redes sociales la muerte de su íntimo amigo Kevin Nascimento, no gana para sustos, pues en la madrugada del pasado sábado sufrió la entrada de un intruso en su domicilio de Bourgival, en las afueras de París. Antes del trascendental partido del PSG contra el Reims en su lucha por la Ligue 1, el astro brasileño vio cómo un hombre lograba traspasar los muros de su mansión y se quedaba a escasos muertos de la puerta del domicilio en su afán por "transmitirle la palabra de Dios".

El diario L'Equipe asegura que el asaltante era un joven de 26 años y nacionalidad angoleña que logró burlar todos los sistemas de seguridad de la vivienda del futbolista, traspasó el muro y ya se disponía a llegar a la puerta cuando varios miembros de seguridad lo detuvieron. En su poder llevaba una mochila "que contenía varias Biblias" con las que pretendía hablar con Neymar de su pasión por la religión.

Afortunadamente para el crack, todo quedó en un susto y el intruso fue detenido. El medio francés añade además que tras pasar por la comisaría de Versalles y dar sus pertinentes explicaciones a las autoridades, fue trasladado a un hospital psiquiátrico para valorar clínicamente su estado de salud mental.

El Paris Saint-Germain suma así un nuevo susto después de los asaltos sufridos recientemente por Ángel Di María o Marquinhos. Cabe recordar que el argentino fue sustituido en pleno partido frente al Nantes ante la noticia del atraco, que se saldó con la sustracción de joyas y relojes pero sin violencia, tal y como señaló la policía francesa. No obstante, el caso del brasileño fue todavía peor, pues el robo se produjo en presencia de su familia y con violencia, aunque por suerte ninguno de los presentes resultó herido.