TELEVISIÓN

Paz Padilla y Jordi González comparten una enfermedad por la que no prueban el alcohol

Los populares presentadores padecen el síndrome de Gilbert, una afección hepática que se produce por un mal procesamiento de la bilirrubina.

Paz Padilla y Jordi González comparten una enfermedad por la que no prueban el alcohol

Jordi González y Paz Padilla son dos de los presentadores estrella de Mediaset, con una participación continuada durante los últimos años en los programas de mayor audiencia de la cadena. Pero además de compartir pasillos en Telecinco, también comparten un trastorno del hígado poco común y que les impide, por ejemplo, ingerir alcohol. Según ha publicado El Español, Paz y Jordi padecen el síndrome de Gilbert.

Este trastorno benigno es una enfermedad hepática producida por un aumento de bilirrubina en la sangre y un mal procesamiento del hígado con ella. El número de personas que la padecen es inferior al 10% de la población, y su principal síntoma es una pigmentación amarilla en la piel o en los ojos que se agrava considerablemente cuando se consumen bebidas alcohólicas.

Ver esta publicación en Instagram

La naturaleza nos agradece el respiro que le hemos dado y ella nos recompensa con gran belleza.

Una publicación compartida de Paz Padilla (@paz_padilla) el

Y esa es precisamente una de las consignas que apuntan los médicos para una afección que no requiere tratamiento y que apenas afecta en la vida diaria. Mantener un estilo de vida saludable y vigilar la aparición de una coloración amarillenta es más que suficiente, ya que esta ictericia podría darse con un resfriado, con la menstruación, con el estrés, con ejercicio intenso o incluso con la falta de sueño.

Jordi González, de 57 años, padece la enfermedad según desvelaron el 'Sálvame' algunas de sus compañeras de cadena como Carlota Corredera, María Patiño o Lydia Lozano. Paz Padilla también, y habló de ello en 'Mi casa es la tuya' junto a Bertín Osborne. En dicho programa, además, aseguró que esta dolencia era el motivo para no beber alcohol y que ha intentado inculcar este hábito a su hija Anna, puesto que el síndrome de Gilbert es una enfermedad hereditaria.