HEIDI WILLIAMS

La difícil historia tras la 'yogui' más famosa de Instagram

Cuenta con miles de seguidores por sus bonitas fotos, pero para Heidi Williams el yoga ha sido un método de supervivencia

La difícil historia tras la 'yogui' más famosa de Instagram

Se llama Heidi Williams y muchos pueden conocerla por su cuenta de Instagram, en la que se muestra practicando complejas y bonitas posturas de yoga en preciosos escenarios que dotan a sus imágenes de un claro gusto estético.

Pero la historia que hay detrás de ella y de su pasión por el yoga no es tan conocida, y se trata de una complicada y valiente realidad de superación personal y de los miedos que la atenazaron tras un difícil momento en su vida.

Todo ocurrió en 2013, cuando su hijo pequeño Silas dejó de respirar y tuvo que ser reanimado: "Él básicamente murió y volvió a la vida", cuenta Williams a The Huffington Post.

Una foto publicada por heidiwilliams89 (@heidiwilliams89) el

El yoga como salvación

Después de este episodio, el pequeño se recuperó perfectamente y goza de una salud inmejorable, pero a Williams se le quedó marcado y desde entonces empezó a sufrir desórdenes mentales hasta el punto de autolesionarse cada vez que su hijo lloraba.

Tras meses arrastrando la misma situación, fue al médico y éste le diagnosticó una profunda depresión, ansiedad y estrés post-traumático tras lo ocurrido con su pequeño. Empezó a ir a terapia y además decidió buscar un hobby que, a la larga, le ha cambiado la vida: el yoga.

Una foto publicada por heidiwilliams89 (@heidiwilliams89) el

Su particular 'terapia'

Williams cuenta que tras su primera clase de yoga, pensó que "por primera vez en 18 meses es como si volviese a existir", y se dio cuenta de que durante todo ese tiempo se había "perdido".

Ahora, sus preciosas fotos artístiscas son lo que ella misma define como "mi propia terapia artística", y se alegra de saber que todas ellas ayudan y animan a otras muchas personas que, como ella, están pasando por momentos complicados.

Aunque muchos sólo ven en su cuenta otras fotos más, lo cierto es que ella explica cómo el yoga la ayuda a superar todos sus problemas: "ofrece un viaje seguro del miedo, la ansiedad y la depresión hasta el amor, donde se puede manejar lo que está pasando en nuestras vidas".

Una foto publicada por heidiwilliams89 (@heidiwilliams89) el

Anima a la 'curación'

Su cuenta de Instagram se ha convertido, en definitiva, en una prueba de que la salud y la revitalización mental "no sólo es posible, sino inevitable", como ella misma resume.

En su caso ha sido a través del yoga, y anima a todos sus seguidores a que prueben y así sobrelleven mejor sus cargas emocionales, sean las que sean. Además de regalar imágenes tan bellas como todas estas.

Una foto publicada por heidiwilliams89 (@heidiwilliams89) el

Una foto publicada por heidiwilliams89 (@heidiwilliams89) el

"There is no such thing as somebody else's child" - #thecompassioncollective . Every year on mother's day there are millions of women who hearts ache because they have not yet been able to give birth to their own children. I see your pain and I ache with you. Our society tends to focus so much on identifying motherhood as physically having our own children to take care of. We claim that you aren't a mother unless you have personally given birth to or raised a child in your own home. This could not he further from the truth. Motherhood is part of our make up as women. And far too often we don't own that. We don't understand that until we can fully grasp the depth of our calling as females we won't truly be fulfilling our nature as mothers. On the deepest level of motherhood EVERYONE IS OUR CHILD. Our job as women is to take every child we come across under our wing and nurture them. No matter the age, race, sex, etc. We have the opportunity to right now to own our divine essence as women and help to mother the children of the world. See @brenebrown page to join in the effort to protect and share our love with the millions of refugee children that need your love as a mother more than ever. Thecompassioncollective.org

Una foto publicada por heidiwilliams89 (@heidiwilliams89) el