Neon Abyss
Neon Abyss
Carátula de Neon Abyss

Neon Abyss, análisis

Luces de neón, disparos y huevos aleatorios son solo algunos elementos de un roguelike que llega pisando fuerte; enfréntate a los nuevos dioses.

Los videojuegos tipo roguelike se han convertido en un subgénero propio de las plataformas y la acción con representantes cada vez más refinados, desde los ya clásicos Rogue Legacy, The Binding of Isaac, Nuclear Throne o Enter the Gungeon a los más actuales Dead Cells o Slay the Spire, cada uno con su propia propuesta y mecánicas de juego que hacen de cada una de sus partidas una experiencia única. Y es aquí precisamente donde apunta Neon Abyss, lo nuevo del estudio chino Veewo Games junto a Team17, todo un plataformas de acción y disparos 2D en esencia que se sube al carro de los roguelike a través de una personalidad muy marcada y una jugabilidad tan alocada como desafiante que no escatima en momentos de auténtico descontrol, tanto para lo bueno como para lo malo. Veamos qué tiene por ofrecer Neon Abyss a los más curtidos en aquello de limpiar salas de enemigos y lootear de forma enfermiza en nuestro análisis para PC, PS4, Xbox One y Nintendo Switch.

Descenso al abismo de los neones

Neon Abyss nos sumerge en un universo en el que los nuevos dioses tecnológicos se han hecho con el poder, relegando a los antiguos dioses al ostracismo más absoluto. Con el objetivo de ajustar cuentas y recuperar su posición de poder, Hades ha reclutado una serie de mercenarios conocidos como los Grim Squad, un variopinto grupo de combatientes de lo más diversos que aceptarán el reto de adentrarse al luminoso aunque temible abismo de neón, un lugar dominado por los nuevos dioses que cambiará con cada nueva incursión de nuestros pixelados guerreros. Así arranca este nuevo roguelike que apuesta por las plataformas y los disparos clásicos a través de un desarrollo típicamente aleatorio que propone una experiencia diferente para cada una de nuestras partidas.

Esta nueva propuesta enmarcada en una fórmula cien por cien roguelike nos anima a tomar parte en una batalla contra los nuevos dioses mediante desafíos aleatorios repartidos por diferentes salas, todas ellas conectadas a modo de pequeños laberintos que iremos descubriendo tras limpiar escenario tras escenario. Eso sí, el título de Veewo Games lo hace a través de tres aspectos clave como son las armas, los objetos y los huevos. A partir de aquí se abre ante nosotros todo un universo de tiros, enfrentamientos, looteo y enemigos, a cada cual más rebuscado y sorprendente; y gore, mucho gore. Y es que muchos son las características a las que debemos prestar atención, dando como resultado una experiencia que si bien es desafiante y satisfactoria, en ocasiones peca de excesivamente aleatoria y en la que, lamentablemente, muchos aspectos escapan a nuestro control.

Eso sí, Neon Abyss introduce aspectos originales en el género; con cada nueva muerte (moriremos mucho, especialmente en los niveles de dificultad superiores), nuestro personaje se volverá más poderoso a través de un árbol de habilidades en el que habilitar diferentes poderes. Ciertamente, el desbloqueo de habilidades, objetos, armas, animados minijuegos y toda clase de personajes controlables se convierte en una constante, un objetivo necesario para llegar cada vez más y más lejos.

A todo ello debemos sumar una particularidad más que no es precisamente baladí: las sinergias entre armas, objetos y huevos. Sí, porque a medida que avancemos en nuestro periplo a través de las profundidades de neón, obtendremos huevos que eclosionarán (o no) en toda clase de ayudas y efectos sobre nuestro personaje a modo de perks esporádicos, tales como compañeros de ataque, de soporte o modificadores de armas, entre muchos otros. Desde luego, las posibilidades son casi infinitas, hecho del que se desprende esa falta de control y equilibrio a la que aludíamos unas líneas atrás.

En cualquier caso, la variedad de armas y sus efectos es abrumadora, desde rifles automáticos, escopetas, pistolas de rayos y plasma, lanzallamas, granadas y mucho más; y la combinación con accesorios como máscaras, sombreros y otros da como resultado una absoluta locura totalmente aleatoria que hace de cada partida un desafío totalmente único. Evidentemente, todo ello se plasma en pantalla a través de un control igualmente singular y que puede no convencer a todos los jugadores por igual.

Y es que Neon Abyss recurre a un manejo basado en el twin stick de muchos otros shooters, aunque en este caso en estrictas 2D de scroll lateral; el apuntado y el disparo se lleva a cabo a través del stick derecho del mando mientras que para los saltos debemos recurrir a uno de los gatillos derechos. Una combinación que en un principio puede resultar chocante pero a la que nos acostumbraremos tras un tiempo prudencial.

Cada sala propone una combinación similar de disparos, saltos y looteo de objetos, dando como resultado enfrentamientos frenéticos con muchas opciones al alcance del jugador; eso sí, el nivel de desafío puede verse notablemente alterado al reincidir en ciertas acciones, tales como limpiar una sala desde una eventual esquina segura y dejar que determinados huevos, si se da la combinación ideal, actúen por sí solos.

Por suerte, las plataformas ocupan un papel esencial en forma de niveles con diferentes alturas, lo que dará mucho juego en según qué circunstancias. En términos similares podemos hablar de los jefes finales de cada incursión, unos nuevos dioses que representan las nuevas tecnologías a través de diseños poco inspirados que, además, se solapan unos con otros, con patrones demasiado sencillos y reiterativos.

Como decimos, y dado el carácter aleatorio del título, tanto las mazmorras como los objetos a recoger dan como resultado una aventura con un fuerte componente dinámico pero que, a su vez, cae en una notable reiteración de patrones y mecánicas tras unas horas. No faltarán las salas especiales con recompensas de nivel superior, tiendas en las que adquirir armas y equipamiento a cambio de monedas que podamos recoger de los enemigos y más.

Además, a medida que subimos de nivel y avanzamos en nuestra partida, sí se aprecia una notable evolución del número de enemigos y una dificultad creciente, elemento esencial en cualquier roguelike que se precie. Todo ello con una discoteca a modo de base en la que seleccionar a nuestro héroe de entre un buen número de desbloqueables, cambiar el nivel de dificultad, introducir códigos generados por el juego para cargar mazmorras ya completadas y más, además de mover el esqueleto al ritmo del DJ.

A nivel audiovisual Neon Abyss apuesta por una estética decididamente pixel art que recuerda a videojuegos de antaño (mediados de los 90), no sin escatimar en toda clase de efectos de luz y partículas que resultan de lo más llamativos, especialmente al usar determinadas armas o habilidades; y es que este limbo de los neones por algún motivo tiene que brillar.

Las animaciones, tanto de los diferentes protagonistas como de los enemigos presumen de cierto encanto; eso sí, no se aprecia una gran variedad de elementos, con la repetición de ciertos patrones de escenarios que pueden resultar algo monótonos. Los efectos de sonido son contundentes y se aprecian una buena variedad de los mismos; los temas musicales, si bien no destacan especialmente, sí muestran un carácter animado y desenfadado, siguiendo la propia personalidad del título.

CONCLUSIÓN

Con un género bastante saturado de propuestas roguelike de todo tipo y condición, Neon Abyss logra destacar tanto por su sugerente ambientación como por una jugabilidad tan alocado como variada, para lo bueno y para lo malo. Y es que aquellos que gusten de mecánicas que nos inviten a dominar la fórmula de un juego concreto hasta alcanzar la maestría, no encontrarán en Neon Abyss lo que buscan. Y es que el título de Veewo Games sigue otro camino, el de la diversión directa y el looteo y combinaciones de objetos y armas más abrumadoras que podamos imaginar, todo para hacer de cada partida una aventura casi única. A todo ello debemos sumar un peculiar control que no sigue las pautas clásicas y puede llegar a convertirse en un contratiempo más; no obstante, si logramos aceptar y superar estas pequeñas particularidades, tendremos horas y horas de juego por delante en un abismo de neones que parece no tener fin.

LO MEJOR

  • Horas y horas de contenido
  • Gran variedad de personajes y habilidades desbloqueables
  • Infinidad de armas, objetos y perks...

LO PEOR

  • ...Condicionados por la aleatoriedad absoluta
  • Control bastante peculiar
  • Ciertos elementos demasiado reiterativos
7.8

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.