El Superclásico llega a Madrid
El Superclásico llega a Madrid

FINAL COPA LIBERTADORES | RIVER PLATE-BOCA JUNIORS

El Superclásico llega a Madrid

Tras los tristes acontecimientos de Buenos Aires, la edición más global de uno de los mejores partidos que se pueden ver en el planeta fútbol se celebrará en Madrid. La capital se prepara para un duelo épico entre equipos antagónicos, una rivalidad ante las que pocos pueden quedar indiferentes.

Una final de la Copa Libertadores entre los dos equipos más grandes del fútbol argentino es un acontecimiento sin parangón. Una rivalidad que no tiene comparación y que tendrá como premio ser el campeón de América. Nunca se había dado que el clásico de un país definiese al campeón continental. Desde 1908 hasta la fecha, los dos clubes más importantes del país se enfrentaron en 247 oportunidades, el club xeneize ha conseguido 7 victorias más. Sir Alex Ferguson definió el Superclásico argentino como "el partido que siempre he querido ver". Palabras mayores.

El compromiso de vuelta tendrá como sede el Santiago Bernabéu después de que el autobús que trasladaba a los jugadores de Boca Juniors al Monumental fuese atacado por aficionados de River Plate. Los hinchas que esperaban el paso del vehículo lanzaron piedras, botellas y objetos contundentes al mismo. El chófer se desmayó y el vicepresidente xeneize, Horacio Paolini, tuvo que hacerse cargo del volante. Además, la policía roció gas pimienta para alejar a los alborotadores pero este se introdujo en el micro de Boca y provocó que muchos de los futbolistas se sintieran descompuestos y no pudieran encontrarse en situación de jugar el partido. Además, Pablo Pérez sufrió graves lesiones en su ojo. El capitán tuvo que ser trasladado a una clínica junto a Gonzalo Lamardo, un juvenil que acompañaba al equipo. En primera instancia el encuentro se postergó dos horas, pero posteriormente decidió aplazarse para el día siguiente, el domingo 25 de noviembre.

Aspecto de La Bombonera en el partido de ida de la final de la Copa Libertadores.

Aspecto de La Bombonera en el partido de ida.

A partir de ahí empezó el baile. Boca Juniors no estaba dispuesto a jugar, pues sus futbolistas no estaban físicamente al cien por cien para afrontar una final de Copa Libertadores. River Plate accedió a que el encuentro se disputara en otra fecha. Entonces, Boca elevó una denuncia a la CONMEBOL pidiendo el partido por ganado, a lo que el máximo órgano del fútbol sudamericano se negó. Por su parte, la confederación dirigida por Alejandro Domínguez dictaminó que la vuelta de la final no se podía jugar en Argentina porque la seguridad no estaba garantizada. Se barajaron varias sedes para acoger la final. Asunción, Medellín, Doha... Pero Madrid, después de que el presidente de la CONMEBOL y Florentino Pérez dialogaran por teléfono, fue la ciudad elegida para este histórico partido.

En lo deportivo, Boca llega con todos sus jugadores disponibles. Cristian Pavón, que sufrió una lesión en la ida, se ha recuperado y con total seguridad será titular en el Santiago Bernabéu. Probablemente su compañero en el ataque sea Ábila. La duda reside en cómo formará el equipo. Porque si el sistema elegido es el 4-4-2, Almendra parte con muchas posibilidades de jugar desde el inicio. Por otro lado, si el 4-4-3 es la formación xeneize en el estadio del Real Madrid, Sebastián Villa tiene muchas papeletas de ser el hombre por el que apueste Guillermo Barros Schelotto. Pablo Pérez, Wilmar Barrios y Nahitan Nández son indiscutibles en la medular por el equilibrio que le han dado durante esta Copa Libertadores.

River, por su parte, tiene más dudas. Nacho Scocco, uno de los atacantes más importantes, no estará en el compromiso por lesión. Ha viajado a Madrid pero no se espera su presencia en el once ni en el banquillo. Tampoco podrá estar Rafael Santos Borré. El colombiano se ha erigido como una de las figuras más importantes de River Plate en los últimos partidos, pero una amarilla en el partido de ida en la Bombonera le privará de estar en el césped. La apuesta por Nacho Fernández, Quintero o volver a los tres centrales son las opciones que maneja Gallardo para formar en la final. La noticia positiva dentro de la plantilla riverplatense es que Rodrigo Mora tiene el alta médica y podrá tener minutos en la vuelta de la final de la Copa Libertadores frente a Boca. El uruguayo, que ha pasado muchos problemas físicos recientemente, es de los únicos que estuvieron en la conquista de la anterior Libertadores, en 2015, y su presencia servirá como envión anímico para el resto.

El camino hasta la final

El camino de River

River Plate se metió en la gran final después de que los de Gallardo le dieron la vuelta a las semifinales frente a Gremio, metiéndose en su sexta final de la Copa Libertadores. Así fue el camino hasta llegar a poder jugar el doble partido por el título. El equipo millonario arrancó su andadura en esta edición con un empate, también 'in extremis', ante Brasil frente a Flamengo (2-2) gracias a un gol de Maidana desde fuera del área. En la segunda fecha de la fase de grupos, River no pasó del empate a cero en el Monumental ante Independiente de Sante Fe.

Tras no ganar en las dos primeras, River Plate logró un triunfo vital en Ecuador frente a Emelec gracias a un solitario gol de Javier Pinola, venciéndoles apenas una semana después en Buenos Aires con tantos de Pratto y 'Pity' Martínez (2-1). El tercer triunfo consecutivo y su pase a octavos llegaron en tierras colombianas, gracias al gol de Lucas Pratto ante Independiente Santa Fe en la primera media hora de juego. La fase de grupos concluyó con un empate sin goles ante Flamengo en el Monumental, certificando la primera plaza del grupo D.

En octavos de final el rival fue Racing. Tras empatar sin goles en el partido de ida en Avellaneda, River venció con contundencia en la vuelta, gracias a los goles de Pratto, Palacios y Santos Borré. En los cuartos esperaba otro compatriota, esta vez Independiente. Al igual que con Racing, River sacó un empate a cero de su visita a Avellaneda ante el 'Rojo' y solventó la eliminatoria en la vuelta, ganando por 3-1 con goles de Quintero y Borré después de que Romero empata el tanto inicial de Scocco tras el descanso.

En las semis, River pudo con Gremio después de que los brasileños asaltaran el Monumental con un tanto de Michel (0-1) y lograran sellar su pase a la final venciendo en Porto Alegre gracias al polémico tanto de Santos Borré y el penal convertido por 'Pity' Martínez pese a empezar por debajo tras el gol de Leo Gomes.

El camino de Boca

Boca ha atravesado un carrusel de sensaciones hasta llegar a la final. Ha dejado muchas dudas durante gran parte de la competición, pero siempre ha sabido competir y reponerse gracias a la calidad de sus futbolistas y al carácter que ha trasladado Guillermo a su equipo. Basando su juego en la solidez defensiva, el xeneize ha alcanzado su 11ª final.

Boca cayó en uno de los grupos más complicados de la primera fase. Palmeiras, Junior y Alianza Lima serían los rivales para alcanzar los octavos de final. Por si fuera poco, el equipo entró en un mar de dudas tras la Supercopa Argentina que perdió ante River de forma clara. Conseguir cuatro puntos en las dos primeras jornadas alentaba a pensar que la clasificación podría llegar pronto. Sin embargo, empató y perdió contra Palmeiras, complicando el pase.

Viajó a Colombia para enfrentar a Junior con la necesidad de ganar para depender de si mismo en la última jornada, pero solo pudo cosechar un empate. El futuro se ponía negro: Boca tenía que ganar a Alianza Lima y confiar en que Palmeiras, ya clasificado, le ganase a Junior. Las voces más pesimistas aseguraron que los brasileños perderían a propósito. Nada más lejos de la realidad, Boca hizo los deberes goleando 5-0 a Alianza y Palmeiras acabó con los colombianos para ayudar a clasificar al equipo xeneize.

Libertad de Paraguay, que había hecho una gran fase de grupos, fue el rival de Boca en octavos de final. Un duelo muy igualado en el que Boca tenía claro que hacer un buen partido de ida en La Bombonera sería clave para conseguir pasar de ronda. Y así fue: Ramón Ábila y el recién llegado Mauro Zárate hicieron los goles en un 2-0 que dejaba de cara la eliminatoria. La vuelta se complicó con un gol de Cardozo en los primeros minutos, pero los de Guillermo acabaron arrollando al conjunto paraguayo con goles de Pavón, Zárate, Tévez y Cardona.

En cuartos de final llegó Cruzeiro, otro equipo brasileño plagado de talento. La aplastante victoria en octavos colocaba a Boca como favorito, pero debía jugar otra vez el primer partido como local. El plan fue el mismo y funcionó a la perfección. Boca volvió a marcar dos goles en La Bombonera y dejó su portería a cero. La vuelta fue un partido loco, que el Xeneize no pudo controlar en ningún momento. Sassá, en el 57', ponía picante a la eliminatoria y no fue hasta el último suspiro cuando el hincha respiró con el gol de Pavón.

Las dudas sembradas ante Cruzeiro y el gran momento del Palmeiras de Scolari hacían temblar a Boca. Además, sería la tercera eliminatoria con el factor de cancha en contra. La Bombonera, que tan buen resultado les había dado en las dos rondas previas, volvía a ser protagonista. La ida fue un partido lento, de mucha brega en el mediocampo y sin un dominador claro. Darío Benedetto fue el héroe inesperado. Salió en la segunda mitad y anotó dos goles en los últimos minutos de partido. Un nuevo 2-0, esta vez ante todo pronóstico, que encarrilaba el pase a la final.

El Allianz Parque de Sao Paulo esperaba a Boca. En un partido trepidante, Palmeiras, empujado por su público, marcaba en los primeros minutos, pero su gol era anulado por el VAR. Poco después marcaba Ábila y rebajaba los ánimos paulistas. Luan y Gómez, en menos de diez minutos, acercaban a los brasileños, pero cuando parecía que la remontada se iba a cerrar apareció, de nuevo, Benedetto, silenciando a los 55.000 hinchas del verdao y alcanzar la histórica final ante River.

La Policía Nacional ha activado el dispositivo CABA (acrónimo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires) con motivo de la vuelta de la final de la Libertadores, que se disputa en Madrid por los disturbios causados en Argentina. Las autoridades son conscientes de que se enfrentan al encuentro de mayor riesgo de toda la historia de la ciudad.

La operación supera los 4.000 agentes, de ellos 2.054 serán policías nacionales, la mitad llegados de otros puntos de España, 150 policías municipales para tareas de seguridad, 1.700 vigilantes de seguridad del Real Madrid y el resto efectivos de Samur, Cruz Roja, Protección Civil, y de la Federación Española de Fútbol, entre otros.

 

 

El dispositivo policial comprende la división del Paseo de la Castellana en dos zonas para separar a los hinchas de ambos equipos. Estos dos tramos estarán fuertemente protegidos y cortados al tráfico desde primera hora del domingo. Al norte, en la plaza de Cuzco, se instalará a las 9h la zona para la hinchada de los aficionados de River Plate. Mientras, a dos kilómetros de distancia, la Fan Zone de Boca Juniors se agrupará en el cruce del Paseo de la Castellana con la calle Raimundo Fernández Villaverde. Entre uno y otro punto se desplegarán agentes, con el objetivo de que los aficionados de ambos clubes no puedan entrar en contacto pero las dos hinchadas estén cerca del estadio, ya que serán conducidas con antelación al campo para controlar la entrada. La apertura del Bernabéu se realizará unos 90 minutos antes del inicio del encuentro, de forma que las aficiones entren con el tiempo suficiente, pero sin estar demasiado en el estadio.

 

 

Guía básica de Madrid para Millonarios y Xeneizes

Madrid es una ciudad con las puertas abiertas a todos los turistas. Cuenta con una gran diversidad de lugares con una amplia oferta en el ámbito cultural, monumental y de ocio. El casco histórico de la capital española, una de las más visitadas del continente europeo, se adapta con las modernas infraestructuras con las que cuenta la ciudad. La sociedad madrileña se caracteriza por su carácter alegre y acogedor, hecho que convierte a Madrid en una de las metrópolis más destacadas del panorama internacional.

Leyendas del Superclásico

Una final de grandes aficiones

 

Back to top